martes, 14 de julio de 2009

Juan Muñoz




Hace dos años en la Tate de Londres, el año pasado en el Guggenhein en Bilbao, hasta el 31 de agosto en el Museo Reina Sofía de Madrid. La retrospectiva de Juan Muñoz es soberbia. Este post no va de crítica de arte, pero sí de percepciones, como casi todo lo que aquí escribo.
Pasear entre las esculturas de la exposición es un vaivén de sensaciones. El visitante pasa de palpar la soledad y la incomunicación de sus personajes solitarios en salas diáfanas, en actitud de total abstracción (El Apuntador), a la tensión comunicativa de las esculturas de base redondeada de la terraza del claustro (Escena de Conversación) o a la desgarrada tensión de Figura Colgada. En cualquier caso, lo composición que me parece sublime es Muchas Veces. Una composición de casi cien figuras realizadas en poliéster y resina. Todas las figuras tienen la misma cara. Lo que cambia son las posturas de los personajes. El visitante pasea entre los corrillos que forman o se acerca a centímetros de alguna figura solitaria. Nunca cien rostros idénticos fueron tan diferentes. Nunca un conjunto de esculturas tan sobrio y simple fue tan bello y equilibrado. Todas las figuras están a un gesto de tener vida. Deambulando entre los personajes, el visitante tiene la sensación de que alguno de ellos va a arrancarse a hablar. Lo más curioso de todo es que todas las personas que andaban de un lado a otro de la sala tenían (teníamos), de manera inconsciente, el mismo rictus de media sonrisa, de buen rollo, como si los invisibles fuéramos nosotros y asistiésemos de oyentes ocasionales a las conversaciones livianas y afables que mantenían las esculturas entre sí.

El mismo rostro repetido cien veces transmite cosas diferentes. Ese es el gran mérito de esta composición. De una sala a otra de la exposición, Juan Muñoz repasa todos los estados de la comunicación interpersonal: la comunicación fluida y sencilla, la introspección, la comunicación tensa, la incomunicación, la tartamudez, el autismo, la locura o la ira. es un compendio estupendo de comunicación no verbal cargada de fuerza y talento. Imprescindible.

No hay comentarios: