domingo, 12 de diciembre de 2010

Los toros necesitan una estrategia de comunicación



El mundo de los toros se está apagando poco a poco y los prescriptores y decisores de ese entorno persisten en errores de comunicación básicos que agravan su situación.

El que esto suscribe es aficionado a los toros, no entendido, pero aficionado al cabo. Debo decir que la belleza y la emoción que le suscita a un asistente a una plaza de toros una buena faena, es algo realmente indescriptible. Yo mismo me he descubierto levantado de mi asiento, aplaudiendo y sin ser consciente de mi reacción tras asistir a una tanda antológica de pases de El Cid, a un espectacular quite de Morante o tras una faena antológica de José Tomás y, disculpen, pero aquello no era ni sangría, ni matanza, sino una estampa artística de primer nivel.

Pero algo ha pasado para que, al decir que te gustan los toros, signifique mirada de reprobación o comentarios del tipo ‘si a ti no te pega nada’. ¿Por qué algo tan arraigado, simbólico y bello se ha tornado en algo decadente, retrógado, sanguinario y anacrónico a los ojos de miles de personas? La clave de esto está en la estrategia de comunicación, como casi todo hoy en día. Si se instala en la sociedad que algo es malo, o trabajas en cambiar la percepción o terminas convirtiéndote en rémora, anomalía o residuo. Poco a poco esto es lo que le está ocurriendo a la tauromaquia. Hay varios frentes en los que los taurinos deben centrar su estrategia de comunicación si quieren invertir esta situación:

La Televisión. Lo que no se retransmite en televisión para el gran público desaparece de las prioridades de los imaginarios colectivos. Que TVE no retransmita toros en directo implica perder un share de pantalla tremendamente importante, pero que la única cadena de televisión que incorpora noticias taurinas en sus informativos sea Telecinco (porque su actual jefe de informativos, Pedro Piqueras, es gran aficionado), reduce aún más el tiempo de exposición al gran público. Actualmente las grandes ferias taurinas solamente pueden verse en canales de pago y además mediante el sistema de pago por visión (pay per view). Las retransmisiones que Digital + hace de los toros son sencillamente magistrales. Una gozada para el aficionado, pero no existen para el gran público. La pérdida de relevancia de los toros va unida a la falta de emisiones en abierto de las grandes ferias.

Las marcas. Sin relevancia no hay marcas que se acerquen al mundo taurino y por lo tanto se cierra cualquier opción de incorporar financiación extraordinaria a su entorno. Tampoco proliferarán programas y revistas especializadas. Estos y estas surgen si hay anunciantes que puedan proyectarse hacia un público definido y más o menos amplio.

El entorno digital ¿Tiene sentido un Cossío digital o una app para iPad, iPhone, Android o Blackberry con los mejores momentos taurinos al igual que ya las hay para ver los goles de la Liga BBVA o las mejores jugadas de la NBA? Parece que los vigilantes de las tradiciones atávicas no relacionan la compatibilidad entre el ritual y la tecnología. Se trata de elevar la estética de la fiesta y no limitarla a la difusión de las cogidas graves a toreros y banderilleros.

Integración en contenidos y literatura. Lo que hay detrás del mundo del toro es un proceso absolutamente ecológico donde dehesa, campo y cría de toro de lidia engarzan perfectamente ¿Cómo es posible que la batalla mediática y ecológica la ganen los activistas antitaurinos embadurnados de tinta roja delante La Monumental de Barcelona o de Las Ventas en Madrid? La trastienda y el front de los toros dan para elaborar programas de formato cámara en mano, formato coach, documental o serie. El gran drama del entorno taurino es que lo poco que se sabe de las estrellas taurinas sean sus relaciones de pareja o sus lesiones causadas por toros. Y esto me lleva a enlazar con la Literatura. Ha habido mucha literatura taurina, pero ya no la hay. Mi percepción del significado real de la tauromaquia sufrió un gran vuelco cuando leí la magnífica biografía que Manuel Chaves Nogales escribió sobre Juan Belmonte allá por el año 1935 y que afortunadamente se ha reeditado en distintos formatos. Una visión integral e integrada del significado de los toros destilada con pluma prodigiosa. Dicho esto, la falta de literatura se nota incluso en la pérdida de un género periodístico, la crónica taurina, que dio grandes nombres como Gregorio Corrochano, César Jalón, Federico Manjavacas Alcázar, Vicente Zabala o Joaquín Vidal, entre otros muchos. Toca escribir más y mejor sobre toros como espectáculo y como actividad de interés cultural.

Por último, subrayar que la creación de La Mesa del Toro es un buen movimiento orientado a pensar, al menos, el futuro del toro. Pero si esta entidad es la que aspira a vertebrar no solamente el debate, sino la estrategia y la acción, urge que profesionalice al máximo nivel su estrategia de comunicación. Para ello debe centrar su actividad en construir percepciones positivas en la sociedad actual, adaptándose a canales, mensajes y técnicas de difusión que sitúen a la fiesta en un lugar adecuado a su importancia y no a la defensiva. El peor eneigo de los taurinos es ser víctimas del pensamiento grupal y sentirse víctimas de un acoso generalizado.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Gobierno top, controladores flop




Felicísimo Valbuena mantuvo meses atrás un intenso diálogo con representantes de los controladores aéreos a través de su blog Universo Dircom. Yo he mencionado en alguna ocasión esta entrada del profesor Valbuena y cómo había anticipado el desastre al que los controladores se veían abocados, especialmente por su ineptitud para definir una estrategia de comunicación adecuada.


Merece la pena releerlo. Entretanto, es alucinante que dadas las circunstancias y todo lo que ha pasado en los aeropuertos españoles, no haya habido ni una sola muestra argumental por parte de USCA, el sindicato mayoritario (97% según afirma el propio sindicato en su web) y que desde el día 30 de noviembre no haya habido ni un solo discurso estructurado para explicar su postura o al menos defenderse. Sin gestión de la comunicación es imposible incidir, reivindicarse o ganar posiciones en un mundo en el que todo, absolutamente todo, se basa en percepciones. Gana quien mejor las gobierna.

Dicho esto, y a pesar del mantra reinante en España de que la culpa de todo es de Zapatero, creo que el gobierno falló al aprobar un decreto en Consejo de Ministros antes de un puente largo y a las puertas de las vacaciones de navidad. No midió las consecuencias a pesar de contar con información de primera mano de que la movilización de los controladores iba a ser salvaje, pero, dicho esto, la gestión de la crisis ha sido esencialmente ejemplar: rápida, información dosificada, gestión de las expectativas, gestión de los tiempos y resultados. Un claro caso top de gestión de una crisis y un caso flop para los controladores. Son un colectivo muerto de cara a la sociedad.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Otro periodismo es posible

Hace unos cuantos meses escribía sobre La Fiera Literaria, un ejercicio contracultural con más de quince años de vida. Hoy simplemente quiero dejar constancia de un ejercicio periodístico no sólo digno, sino de calidad. Se trata de Periodismo Humano, un medio online que nos deja varias enseñanzas:



1. La agenda setting es franqueable y en el mundo pasan muchas más cosas noticiables y de interés de las que aparecen en los medios conocidos, oficiales o tradicionales.

2. La realidad puede abordarse desde una mirada fija o desde ángulos diversos que nos ofrecen más matices, más detalles y, además, nos da materiales para forjar algo más parecido al criterio que a la opinión.

3. Las minorías son mayorías, pero parecen minorías porque no suelen tener voz. Sus casos y sus cosas entran en periodismohumano.com.

4. La información sin sesgo y sin servidumbres de los grupos empresariales encuentra campo para crecer en periodismohumano.com.

Hay que apoyar a esta iniciativa: 1 euro a la semana o donación libre.
Periodismo que sí importa.

sábado, 13 de noviembre de 2010

La encrucijada de la iglesia católica.



La técnica del enmarcado ha asumido un protagonismo inusitado desde que Frank Luntz la pusiese en práctica en el entorno de la administración Bush (2001-2009), aunque el gurú esencial del enmarcado sea George Lakoff. De ambos autores ya he escrito en este blog.


Cierto es que el mérito de ambos es haber analizado este proceso y ponerlo a disposición de determinadas organizaciones, en cualquier caso, si ha habido alguna institución que ha practicado con éxito la técnica del enmarcado a lo largo de la historia ha sido el entorno religioso y en especial la iglesia católica. El caso es que activar los marcos cognitivos de la sociedad para influir en las percepciones y las conductas es eficaz si los marcos que se activan son los que rigen y determinan la conducta de las grandes masas, pero si las palancas que activan a la sociedad cambian, los marcos que hay que activar también deben cambiar.

El caso de España es significativo por haber sido un país con una fuerte impronta católica en su cultura. Sin embargo, las cosas han cambiado y la Iglesia, con la Conferencia Episcopal a la cabeza, pierde poco a poco el control de la situación y persiste en errores básicos. Nos guste o no, la gestión de las percepciones es hoy la clave para mantener cuotas de influencia, poder y persuasión y la gestión de las percepciones debe hacerse mediante técnicas de gestión de la comunicación.

Vamos por partes. En el año 1965 el 83% de los españoles era católico practicante; en 2008 lo era solamente el 27,7%. En el año 1965, solamente un 15% se declaraba católico no practicante, en 2008 un 45,8%. La suma cultural sigue siendo mayoritaria, pero el impacto real que tiene el catolicismo en valores core se ha desplomado. El dato más significativo es el de los ateos y no creyentes, que pasan del 2% en 1965 al 14,5% en 2008, al que hay que sumar un 9,6% de indiferentes, un 1,6% que se declaran practicantes de otras religiones y un 0,7% que no contesta (Fuente: Estudio CIS, número 2752 de 2008).

La iglesia tiene un problema serio, pero mantiene una fortaleza clara, la ascendencia cultural que aún persiste y rige sobre alguno de los valores básicos de la sociedad. Pero, desde una perspectiva de la gestión de las percepciones ¿qué ha pasado? La Iglesia, aliada con el poder durante siglos, ha basado su estrategia de permanencia e influencia en activar los marcos del miedo (articulados a partir de las consignas pecado y temor de dios) y de la sumisión (articulados a partir de la aceptación del dogma y de las obligaciones). Cuando esto ocurre en un contexto de difícil acceso a la información y con grandes porcentajes de población con índices de nivel cultural inferiores al pensamiento autónomo, el control de la población es absoluto y si, como ha ocurrido en España durante años (la Iglesia estaba pegada a los núcleos de poder en los que se toman las decisiones), la hegemonía cultural es absoluta.

La ruptura de esta hegemonía viene cuando las sociedades evolucionan en contextos de más libertad, de mayor y mejor acceso a la información y con mayor índice cultural. En contextos semejantes, activar marcos cognitivos de miedo, sumisión y fe implica perder influencia en la configuración de imaginarios colectivos. Esto sucede porque actualmente existen valores universales laicos como la solidaridad (frente a la caridad), feminismo e igualdad (frente a estructuras patriarcales), hedonismo (frente a sufrimiento –la vida es la que vivimos no la que puede venir), y la diversificación de movimientos sociales en ámbitos de impulso al desarrollo de la mano de ONG y movimientos asociativos (antes estas prácticas eran realizadas casi en exclusiva por organizaciones religiosas) han impulsado corrientes laicas, ateístas, relativistas o simplemente humanistas sin pretensiones religiosas que activan marcos cognitivos tan o más potentes que los religiosos y dogmáticos.
Ante este binomio que actualmente enfrenta religión y laicismo ¿está la Iglesia desarrollando una estrategia de comunicación adecuada? No ¿Por qué? Básicamente por dos cuestiones. La primera de ellas es estética y la segunda es de mensajes.

La estética tiene que ver con la puesta en escena milenaria que subraya el rito y puede llegar a fascinar por su orden y verticalidad a los entregados a la causa, pero que resulta alejada, fría y rechazable para las nuevas generaciones. Además, lo hemos visto hace pocos días en la visita del papa Benedicto XVI a España, sigue relegando a la mujer a un plano secundario, inconsistente y residual en el que las monjas siguen desempeñando un papel de sirvientas de la curia ocupando funciones de gobernantas y sin ningún viso de cambiar.



La segunda cuestión es la de los mensajes y, dentro de los mensajes, destaco dos frentes: el de los contenidos y el de la estructura. Cierto es que el objeto esencial del mensaje religioso es intangible y tiene que ver con la fe. O crees o no crees, pero, como cualquier institución que desempeña su papel en un mundo tangible y real, debe pronunciarse sobre realidades que atañen al mundo real y las posiciones de la Iglesia siempre, toda la vida y la historia lo demuestra, han ido por detrás de los acontecimientos. Su papel es el de contener euforias, pero lo cierto es que muchos de los excesos cometidos y que siguen cometiéndose en países con una marcada influencia católica, han recibido de la Iglesia o sordina o respuestas tardías o equivocadas que han hecho mucho daño y han causado mucho dolor. Desde un punto de vista estructural, los discursos eclesiásticos son fríos y alejados. Las frases de sus prescriptores principales (Papa, cardenales y obispos) siempre están cargadas de subordinadas y yuxtapuestas que muy pocas veces encajan con la estructura sencilla, corta, ágil y directa que demandan los medios actuales, a la postre los canales de diseminación de mensajes en los que se basan los éxitos de aquellas instituciones, empresas o personas que quieren proyectarse con éxito en la sociedad actual.

La iglesia, especialmente en España, se encuentra en un franco declive en cuanto a influencia social, pero mantiene la gran ventaja de estar en el ADN cultural de millones de personas. Mantiene también una de las fortalezas que hacen que el hecho religioso siga vivo en todo el mundo: la debilidad humana a sentirse solos en el mundo. Mientras, el desarrollo científico e intelectual, poco a poco, paso a paso, se encargan de desvelar todas las incertidumbres.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Tres casos para plantear una nueva estrategia de comunicación





Hay dos instituciones y un movimiento que hoy deberían revisar a fondo qué puede hacer por ellos la comunicación en un mundo muy distinto al que siempre han debido su estabilidad. Se trata de la Iglesia, los sindicatos y el mundo de los toros.

Son tres entornos muy distintos, pero los tres, de manera simétrica, están sumidos en una creciente crisis de percepción social que amenaza seriamente su rol de referente moral y social (la Iglesia y los sindicatos) y lúdico e icónico (los toros).

Escribiré tres entradas consecutivas dedicadas a cada uno de los tres casos, pero antes quisiera dejar tres hipótesis de trabajo:

1. Iglesia ¿Cómo puede una institución milenaria que echó raíces en los entornos de poder, pegada a los gobernantes y usando el cóctel divinidad, mito y miedo como palanca de control, insisto, cómo puede no tambalearse en la era de la sociedad red y del relativismo?

2.Sindicatos ¿Qué deben hacer los sindicatos para sacudirse una imagen de parásitos, de organismos que cada vez representan menos al trabajador actual después de haber aportado tanto al desarrollo laboral digno del mundo occidental?

3. Toros ¿Los esquemas tradicionales del mundo del toro podrán superar el siguiente lustro sin convertirse en un anacronismo residual?

Los tres casos cuentan con bases sociales amplísimas, millonarias en el caso de la iglesia, pero los tres tienen en común estar en una espiral de percepción crítica y, cuando esto ocurre, si no se redefinen planteamientos y se activan nuevas estrategias de conexión con el entorno, suelen acabar en crisis, disolución o residuo.

domingo, 24 de octubre de 2010

El futuro del periodismo (y V): Internet



Después del título añado que el periodismo en Internet es en sí mismo un concepto excluyente: Internet ha pasado de ser un canal más a convertirse en un espacio de convergencia de muchos canales . Hoy sigue evolucionando y será el medio en el que se verá la televisión, se escuchará la radio y la música, se leerá gran parte de la prensa y se mantendrán conversaciones. Ya es así, pero aún conviven con fuerza pantallas desagregadas (la del laptop, la del iPad, la del smartphone y la de televisión). En millones de hogares se ha colado el hábito de las dos pantallas (ordenador y televisión a la vez), en muchos de ellos los más jóvenes consumen información y ocio exclusivamente en el ordenador y una parte aún gruesa mantiene su hábito de la pantalla de televisión en exclusiva.

Dicho esto qué rol desempeñará el periodismo en la era de la sociedad red. Bajo mi punto de vista, la primera víctima será (ya está herida grave) la agenda setting o el ADN organizativo del periodismo clásico: hasta la era de la sociedad red, los medios filtraban y establecían las prioridades de lo que era o no era noticia. Esta práctica ha llevado implícito siempre el problema de la influencia de los núcleos de poder en la fijación de temas y, a la inversa, ha dado pie a que muchos asuntos, aun siendo relevantes, eran sepultados en sordina con la excusa de secreto de estado, de salvaguardar intereses comerciales o simplemente por interés político. Hete aquí que irrumpe la tecnología en forma de Internet y, donde parecía que los usuarios serían controlados, resulta que los usuarios pueden añadir más transparencia a la gestión política y empresarial, o al menos inducirla. Wikileaks es el ejemplo más global que ahora tenemos, pero, al margen de su éxito, es lógico que millones de ciudadanos se pregunten por qué ningún medio del mundo nunca publicó ninguna de los asuntos filtrados y difundidos desde Wikileaks. Parece que los defensores del papel del periodismo tradicional que lo defienden como pivote equilibrante o desequilibrante quedan en entredicho. En el entorno periodístico tradicional uno vale más por lo que calla que por lo que dice y eso impregna la fisonomía de los medios tradicionales: urgentes siempre, livianos, superficiales pero también necesarios.

En la sociedad red que engrasa Internet

¿tiene sitio para el periodismo tal cual lo hemos conocido hasta ahora? NO;

¿la atomización de soportes que dan información añade rigor informativo? NO;

¿va a ser más fácil discernir entre opinión e información? NO;

¿será posible conocer asuntos que hasta ahora impensable verlos en prensa o en los medios tradicionales? ;

¿una cabecera tradicional tiene futuro en Internet si modifica los criterios de trabajo? ;

a pesar de todo y de las posibilidades que da el medio Internet ¿será más superficial aún la percepción de los usuarios respecto a la información que consumen? ;

¿hay futuro en Internet para un periodismo que evolucione los criterios de trabajo tradicionales a formatos más versátiles? ;

¿Queda espacio en Internet para el análisis y la información de calidad? Rotundamente SÍ.

domingo, 17 de octubre de 2010

El futuro del periodismo IV: la televisión



El periodismo en televisión está condicionado desde hace años por el ritmo que imprime el medio. La televisión es un animal distinto a todos los demás. Precisa de ritmo narrativo, encaje entre lenguaje visual y narración y sorpresa. La televisión es el único medio capaz de deformar los contornos del receptor. Exponerse a la televisión implica acabar deformando nuestra posición de receptores hasta tal punto que nuestra figura acaba empotrada en un sillón, repantingada en un sofá o casi levitando en el borde de una silla.


Esta ‘virtud’ y la dependencia de la imagen para dar forma a la narración periodística sume al periodismo televisivo en la imperfección del ‘sólo funciona si hay imágenes’. Por esto, el periodismo en televisión es un género pseudo cinematográfico. Las imágenes que acompañan a la narración contribuyen a enmarcar y a reforzar las consignas, el drama, la ironía o el sarcasmo. Tanto es así, que la componente de exageración de los acontecimientos hace de este género uno de los más influenciables de todos los géneros periodísticos. Al otro lado, el de los consumidores de la información, es necesario hacer un gran esfuerzo para no caer en el marco que impone la imagen si queremos que las emociones no acaparen la decodificación de los mensajes.

En la televisión actual, fragmentada en decenas de canales, la manera de tensionar y atrapar a la audiencia pasa por las conexiones en directo, por el está pasando ahora, aunque lo que esté sucediendo en ese momento no sea nada relevante ni trascendente. La clave del modelo pasa por posicionar el producto informativo como el ojo que todo lo ve. El directo no permite distinguir lo verdadero de lo falso. Este no distinguir lo verdadero de lo falso se inauguró a principios de los noventa con la primera guerra del Golfo, retransmitida en una especie de ‘directo’ plagado de luces fosforescentes e imágenes de movimientos de tropas en el desierto mientras los narradores, comentaristas y colaboradores de las televisiones norteamericanas apuntalaban las imágenes con sentencias y aseveraciones que construían un relato unidireccional. Bien, la primera guerra del Golfo fue un caso extremo, pero hizo escuela y ese modelo ha impregnado el futuro del periodismo televisivo actual: parcial, imperfecto, condicionado, cinematográfico, superficial, machacón y seguramente necesario para alimentar nuestras urgencias por saber (que no por conocer).

Michael Moore en su documental Bowling for Columbine revisa el tratamiento informativo que dieron al infanticidio cometido en su pueblo natal, Flint, las grandes cadenas de la red de televisión estadounidense. Moore es un personaje controvertido. Personalmente creo que el grado de demagogia visual y argumental de sus documentales es directamente proporcional a la hilaridad con la que es capaz de denunciar asuntos, acontecimientos, políticas o personajes a los que pocos osan tocar.

En cualquier caso, el ejemplo que utiliza Moore en su documental y en su libro Estúpidos Hombres Blancos, es un gran ejemplo que ilustra el tratamiento epidérmico que los medios de comunicación y los periodistas realizan sobre asuntos que requieren de una atención mayor. La secuencia es demoledora. Los bustos parlantes desplazados al lugar de los hechos por las cadenas de televisión, aparecen más preocupados por escarbar en la zona lacrimógena de los espectadores que en informar de los acontecimientos y analizar, aunque sea mínimamente, las causas de los sucesos.

La hilera de unidades móviles de televisión y de locutores postrados delante del instituto Columbine para vestir las informaciones con calificativos fáciles y emotivos; la preocupación de uno de los locutores estrella por aparecer bien peinado después de dramatizar su ejercicio informativo, son paradigma de la viciada acción informativa actual.

Una gran mayoría de periodistas asume cuáles deben de ser los elementos que caractericen su trabajo: simplificación, dramatización, sumisión a la línea editorial del medio y dosis de polémica. El resultado de esta combinación dará lugar a una buena historia, aunque la realidad diga lo contrario. De este modo, los medios informativos se yerguen como canales de vivencias poderosas y parciales.

Una vivencia mediática nunca suplantará a las experiencias, pero es necesario exigir que las informaciones sean lo más completas posibles. No pueden ser fotos fijas de hechos concretos, acontecimientos desvinculados de sus causas y efectos. Mucho cambiarían las percepciones y diferentes serían las conversaciones en la sociedad si las informaciones que consumimos abundasen en esta dirección. Muchos serían los clichés y lugares comunes que desaparecerían de la sociedad si las informaciones buceasen en las realidades, causas y consecuencias que circulan por las alcantarillas del sistema.

martes, 5 de octubre de 2010

El futuro del periodismo III: la radio


Fuente imagen: Taringa.net

La radio siempre vuelve. Su época dorada ocupó tres cuartas partes del siglo XX y la irrupción de la televisión y del vídeo la dejó a un tris de ir a parar allá donde habitan los mitos, pero no, mantuvo el tipo, y si lo hizo fue gracias a dos formatos: a las radiofórmulas y a los magazines de autor impulsados por estrellas de la radio, esencialmente periodistas, que han dado vida a la radio hasta llegar a la época de Internet.

La radio existirá siempre porque su esencia es la más humana de todos los canales de comunicación: la conversación. Escuchar lo que otros dicen es, además de un impulso casi innato, es una suerte de atajo del pensamiento autónomo. La radio permite recibir opiniones, impactos, posiciones, ideas, pensamientos estructurados que podemos hacer nuestros sin esfuerzos adicionales a la vez que hacemos cualquier otra cosa. Hoy, las emisiones radiofónicas han encontrado en el correo electrónico y en redes sociales como Twitter o Facebook a sus mejores aliados para dinamizar a sus oyentes sin necesidad de recurrir al manoseado recurso de pinchar a un oyente entregado en directo.


Pero ¿y el periodismo en la radio? Es de baja intensidad. La radio está tomada por la opinión pura y dura. Los informativos de la mañana echan las redes en los contenidos publicados por la prensa escrita y las ediciones online de la prensa tradicional. Seleccionan parte de estos contenidos, potencian aquellos que publican los periódicos afines y estos contenidos sirven de agenda para tertulias que, a su vez, son los semilleros de consignas ideológicas y empresariales. Pasado ese prime time de la mañana, casi todas las emisoras aparcan el periodismo de baja intensidad y se centran en la lisonja, las varietés y los deportes para contraatacar con el mismo formato en el tramo de la noche.


La radio es un medio meloso, agradable, un punto tierno y con una gran capacidad para influir y moldear voluntades. Siempre tuvo esas virtudes y las sigue manteniendo. Por eso el periodismo riguroso siempre será el suplente de lujo de la opinión y del análisis superficial. No desaparecerá, pero su papel quedará suspendido hasta que las grandes ocasiones obliguen a que tenga unos minutos de gloria.

Dejo otras reflexiones sobre el futuro de la radio en general:

Podcasting y el futuro de la radio.

El futuro de la radio y su relación con Internet (reportaje de Radio 5).

El futuro de la radio en enteratedeesto.com.

jueves, 30 de septiembre de 2010

El Futuro del periodismo II: los periodistas.

Fuente de la imagen: blog Animación Socio Cultural José Francisco Jiménez Santos.

Cuando empecé la carrera de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, en mi clase había 250 alumnos matriculados y había cinco grupos por la mañana además de un turno de mediodía y otro de tarde. Cada turno contaba con varias claseso. Era el año 1991 y solamente en la facultad de CC de la Información de la Universidad Complutense, más de 1200 aspirantes a periodistas nos disponíamos a regenerar la profesión. La proliferación de canales de televisión privados y autonómicos, las televisiones y emisoras locales y el continuo nacimiento y muerte de cabeceras de prensa y revistas, permitió bombear cada mes (no sin cierta dificultad) a centenares de periodistas.

En la primera parte de los noventa también comenzaron a profesionalizarse en España los gabinetes de prensa, las agencias de comunicación y relaciones públicas y las áreas de comunicación en las empresas, instituciones y partidos políticos. Fue la salida para muchos y el inicio de una gran confusión en el mundo de la comunicación.

Los periodistas que ejercen en los medios son, salvando casos concretos, mileuristas o ni siquiera llegan a serlo. Hasta la emergencia de Internet y de los departamentos de comunicación, el periodista era esencialmente proactivo a la hora de realizar su trabajo y tenía claro lo que era noticiable y lo que no.

Hoy, el periodista es esencialmente reactivo, recibe decenas de notas de prensa a diario, su trabajo se limita a dar marco conceptual y a especular con titulares, pero una gran parte de la construcción de sus informaciones proviene de procesos inducidos desde organizaciones empresariales y políticas. Estas ‘ocurrencias’ o ‘acontecimientos’ los recibe el periodista perfectamente empaquetados, con el mismo lenguaje que él utilizar, llegan las cadenas de televisión packs informativos con imágenes precargadas con lo que interesa emitir. El marco de actuación del periodista se reduce a seleccionar, interpretar y adaptar. El producto informativo per se está desnaturalizado y gran parte de los periodistas lo saben.

El trasvase de periodistas de los medios al mundo empresarial e institucional es continuo. Esto, unido a la imposibilidad de realizar un trabajo absolutamente independiente (la empresa informativa antepone rentabilidad a calidad y si hay que priorizar sobre productos o acontecimientos que beneficien al grupo, se prioriza), la apuesta por lo efímero, la obsesión por el directo y la fiebre del está pasando ahora y yo te lo cuento el primero han dejado patas arribas la profesión. El directo y la rapidez no permite distinguir lo verdadero de lo falso (Ignacio Ramonet dixit).

El periodismo y el periodista, fascinados por la forma, se han olvidado del fondo, justo en el momento en el que el mundo es más complejo que nunca.

La metamorfosis del canal es tan rápida, que la técnica de redacción periodística no se ha adaptado a su forma efímera, telegráfica y esencial. Un ejemplo son las aplicaciones (app) para Blackberry, iPhone o Android. La de El País replica titulares de su edición en papel hasta tal punto que lo que funciona en papel no tiene sentido en un Smartphone. Si no, ¿qué sentido tienen titulares como estos cuando accedes a leer las noticias a través de la app de El País para Blackberry? (titulares sacados a las 23.00 horas del 30/09/2010):

Un futuro incierto
Entre la prudencia y la gloria

Luchando sin dinero y contactos.

Estos titulares con referencias fotográficas pueden tener sentido en una edición impresa, pero exentas, son absurdas en un listado de titulares de una aplicación. Parece necesario, pues, un ejercicio de versatilidad en la técnica de redacción, una suerte de vuelta a los orígenes y a esculpir noticias a golpe de pinceladas con alta carga informativa y con economía de palabras.

El periodismo y el periodista de calidad, tienen en Internet y en el desarrollo de apps una excelente oportunidad para realizar periodismo de calidad, vinculando fuentes, imprimiendo un estilo dinámico, versátil y de gran profundidad para aquellos lectores que, independientemente del aparato o canal a través del cual accedan a la información, buscan calidad y no solamente metralla. Los hay y muchos.

viernes, 24 de septiembre de 2010

El futuro del periodismo I: la prensa




Estos días se ha celebrado en Segovia (España) una nueva edición de Hay Festival, un lugar de encuentro y debate en el que se dan cita, escritores, filósofos, pensadores y periodistas. Una vez más, el debate sobre la situación del periodismo y su futuro ha ocupado gran parte de las intervenciones. No haré una glosa de lo que se ha dicho, pero abro con esta mención porque inicio una pequeña serie de entradas acerca de la crisis y el futuro del periodismo.


El 50% de la solución de un problema está en conocer las causas que lo originan. Hoy, las principales causas de la crisis del periodismo son claras, pero los editores y grupos de comunicación persisten en el error:

El consumidor de información se siente informado picando lo que encuentra en ediciones online de periódicos, blogs, conversaciones en redes sociales y accediendo solamente a aquellas informaciones que dan lo que quiere oír…

…por lo tanto, se reduce la ventana de oportunidad de vender información empaquetada en papel tal cual la conocemos ahora.

La gran fortaleza de los medios impresos reside en el valor de su cabecera, cuya credibilidad es mayor en Internet que las emergentes y sin pasado analógico pero ¿Por qué persisten en dar online una parte y reservando lo mejor para la edición en papel cuando esa información publicada en papel, si es relevante, es inmediatamente replicada y diseminada en el espacio web? Esta actitud de la industria dilata la agonía y retrasa lo inevitable. En la era del hipervínculo solo funcionarán en papel las publicaciones de nicho, las especializadas, las indie y las que añaden valor de estatus al que las muestra en su entorno social. Me refiero especialmente a las publicaciones de moda y la as centradas en productos veblen.

Adicionalmente a este grupo de supervivientes, permanecerán solamente un pequeño grupo de grandes cabeceras capaces de ofrecer en Internet un amplio abanico de información superficial y de servicio, mientras que la profundidad y el análisis quedará para el papel, pero sin replicar contenidos. Cierto es que estas ediciones en papel no se caracterizarán por las grandes tiradas, pero sí tendrá audiencias cualificadas.

La situación actual tiene cierto paralelismo con la aparición de las primeras cámaras Kodak. Cuando estas cámaras se hicieron pequeñas y accesibles, aparte de miedos enormes acerca de la pérdida de intimidad que se avecinaba (los ciudadanos de a pie que empezaron a retratar paisajes y escenas en parques y calles fueron bautizados como kodakers y sobre ellos cayó el peso de la crítica desde los periódicos. Era el fin de ilustradores y el poder de la imagen ya no estaba exclusivamente en sus manos, en la de los editores de prensa ¿No suena esta situación a twitter y bloggers frente a la industria?). Sin embargo, la popularización de la fotografía dinamizó el mundo de los pintores y espoleó el talento de grupos de creadores que pasaron del realismo, naturalismo y costumbrismo a reinventarse y mirar y pintar el mundo desde otra óptica. Los periódicos entendieron que la versatilidad y flexibilidad que otorgaban las cámaras populares añadían valor a su producto. No en vano, la época dorada del periodismo impreso no se concebiría sin el uso de la fotografía que permitió a los lectores enmarcar el contenido informativo y ponerle cara y ojos.

Por primera vez, si el receptor quería, podía consumir información sin hacer el menor esfuerzo intelectual. Esto, la pereza del receptor y los múltiples formatos que empezaron a ofrecer radio y TV, permitieron la emergencia de la comunicación de masas, posiblemente la Idea (me apropio del concepto de Peter Watson) más importante del siglo XX.

Pues bien, hoy Internet y sus tres dioses: buscadores, redes sociales y blogs, son los nietos de los kodakers de entonces y la industria de la prensa vuelve a rugir herida. Esta vez su dolor es más fundado y real que entonces, pero hay salidas. Hace un par de semanas, un amigo y veterano periodista me decía que uno de los fundadores del diario El País le confesaba que si hoy tuviese que fundar de nuevo el periódico, lo haría en Internet y con otra estructura. Posiblemente.

Yo creo que Internet ofrece espacio para el análisis y la profundidad, especialmente gracias al hipervínculo. También creo que el futuro del periodismo pasa por trasladar lo que le hizo grande en papel, pero aprovechando las ventajas de la Red. Es pues una cuestión de contenidos, no de aparatos. Asisto perplejo a la fe ciega que algunos editores o empresarios de la comunicación tienen en los tablets, como si la fidelidad a un medio pasase por el aparato que tiene en las manos y no por el contenido. Es verdad que la experiencia de lectura es importante y a eso contribuye la tecnología, pero si la propuesta de contenidos no completa esa experiencia, tener un tablet, un laptop o un Pegaso Troner encima de la mesa no garantiza tener lectores.

En breve la segunda parte.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Las dos mitades de Jeff Jarvis



La mitad de las cosas que dice Jeff Jarvis son geniales, acertadas o atinadas. La otra mitad no. El problema es distinguir a qué mitad pertenecen los conceptos que desgrana en sus escritos y entrevistas ¿a la de las cosas acertadas o a la de las desatinadas?

Marcomplan ha enlazado a su blog, buzzmachine.com, pero Marcomplan tiene muchas dudas no sobre sus teorías, pero sí sobre cómo celebra el impacto social del objeto de sus análisis.

Dejo el enlace a la entrevista que ha concedido a el diario El País.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Cómo crear un icono: Sergio Canales





En este blog es habitual el pronóstico, a veces de temas más graves y sesudos, otras de asuntos más livianos y populares. Estos últimos, aún siendo los que menos me motivan, sin embargo son los que más visitas generan a esta página…Es lo que hay. Hoy escribo sobre uno de los asuntos que van al segundo grupo, al de los temas populares.

Sergio Canales es un chico de 19 años que el año pasado jugaba en el Rácing de Santander (equipo de fútbol que juega en la Liga BBVA) y esta temporada lo hace en el Real Madrid. Pues bien, salvo que las lesiones se lo impidan, este chico será el icono del Real Madrid de la próxima década. No, a mi no me interesa hablar en este blog de fútbol o de sus cualidades técnicas, las de Canales, ya que no entiendo de fútbol lo suficiente y no tengo criterio. Lo que me interesa es ilustrar como se construye el icono que representa a una entidad, en este caso al Real Madrid.

La construcción del icono Canales ya está en marcha y los síntomas son claros:

1. ausencia de críticas en prensa

2. dosificación de todo lo que concierne a su vida privada (y que lo que trascienda sea normal y reconocible por la clase media: novia, padres, estudios, vida tranquila)

3. exaltación de sus arranques de talento futbolístico mediante la saturación de imágenes en TV, vídeos y fotografías

4. diseminación de imágenes cargadas de simbolismo, plasticidad y épica

5. incremento progresivo de mancha informativa en prensa e Internet

6. consenso tácito en la prensa deportiva para alimentar esta espiral

Con Canales el Real Madrid está haciendo algo parecido a lo que hizo con Raúl a finales de los noventa. La única diferencia es que Raúl comenzó a sacar los pies del tiesto al poco de debutar (algunas publicaciones del corazón publicaron fotografías de Raúl en Barnon, un bar de copas de Madrid, a altas horas de la madrugada). Los escarceos de Raúl por la noche fueron frenados en seco. Al poco tiempo Raúl estaba casado, llevaba una vida disciplinada y ejemplarizante y con poco más de 20 años tenía una biografía publicada y autorizada. A Canales ni siquiera le verán los aficionados de copas. Este verano ya ha acumulado portadas de prensa, un diario deportivo ha regalado posters suyos para inundar las paredes de los cuartos de las quinceañeras y sus goles con la selección sub 21 (normalmente desaparecida de los contenidos informativos) ocupan portadas de medios digitales y minutos en televisión.

A poco que este futbolista hile una temporada buena y logre arrancar imágenes icónicas a partir de un gol simbólico o especial, el icono Sergio Canales cristalizará como el nuevo símbolo del madridismo.

Moldear mitos es una de las artes más interesantes a la que puede dedicarse un buen estratega de comunicación. Mantenerlos es la labor más complicada.

domingo, 5 de septiembre de 2010

ETA pide árnica y tiempo, pero éste sí es el principio del fin



Hace unas semanas escribía en este blog sobre el papel que el silencio había desempeñado en alimentar la espiral terrorista de ETA. Romper la espiral de silencio es, junto a la presión policial y el estrangulamiento financiero, el tercer eje para la derrota de ETA. Este tercer eje nunca se activó, solamente de manera espontánea tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Hoy ETA acaba de anunciar una suerte de alto el fuego que no deja de ser una rendición a cámara lenta provocada por la asfixia. En su comunicado, menos palurdo que en ocasiones anteriores, pero aún lleno de ambigüedades y axiomas que insultan a la inteligencia, dicen textualmente
"ETA hace saber que ya hace algunos meses tomó la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas"
Tampoco tiene desperdicio su filosofía de vida:
“Ha transcurrido ya medio siglo desde que ETA organizara a los ciudadanos frente a la estrategia salvaje de negación y aniquilación del Pueblo Vasco y, con las armas en la mano, se empeñara en la lucha en favor de la libertad. Desde entonces, son cientos los hombres y mujeres que han traído a esta organización su ilusión y pasión, lo mejor de ellos mismos"
Dicen que trajeron lo mejor de ellos mismos. Imaginaos si llegan a traer lo peor. ETA es la hez más absoluta, pero me mojo una vez más y mi pronóstico es el siguiente:

Este es el principio del fin. Asistiremos a una espiral lógica de declaraciones públicas haciendo hincapié en la insuficiencia del gesto, pero paralelamente se abrirán líneas de verificación y presión para que emerjan gestos más concretos que desmoralicen a los más resistentes del entorno abertzale. El punto de inflexión de este proceso que se inicia ahora no va a ser el cruce de comunicados y declaraciones, sino cuando asistamos con luz y taquígrafos a la entrega de arsenales de armas y a una declaración expresa de abandono de la violencia por parte de los brazos políticos de ETA. Ahora bien, pasarán meses hasta que eso suceda, pero que el magma de percepciones al que vamos a asistir a partir de ahora no nos confunda. El veneno social del terrorismo sigue vivo en el imaginario inflado de la épica vasca y eso no se neutraliza con el abandono de las armas; eso solamente se extirpa desde la educación, que fue el caldo de cultivo lento y aparentemente ingenuo que impulsó esa lisonjera consigna de que inventando Historia y exprimiendo el victimismo no pasaba nada, y resulta que sí pasaba.

Esto se empieza a acabar y es una gran noticia, pero estemos muy alerta. Hoy más que nunca es necesario el análisis profundo, la paciencia, la correcta gestión del conocimiento y que la opinión pública no dicte el paso, sino el criterio y la prudencia.

domingo, 29 de agosto de 2010

El trueno Edgar Morin

Fuente: centoquaranta battute.

Andaba yo un tanto varado en referentes intelectuales de altura, de los que te espolean el cerebro, te agitan el espíritu y te ayudan a sistematizar y a abrir nuevas ventanas de reflexión. En estas llegó el parón de las vacaciones y, entre Cádiz, USA y Madrid, me he sumergido en una mínima parte de la obra de Edgar Morin, padre, creador e impulsor del pensamiento complejo. Cuando digo mínima me refiero a la parte 1 (de 6)de El Método, Los Siete Saberes Necesarios para la Educación del Futuro y la magnífica entrevista que le hizo en 2009 bajo el título Mi Camino, la periodista Djénane Kareth Tager.


La irrupción de Morin ha sido como un trueno que me ha agitado de manera insospechada ¿Por qué? porque la esencia del pensamiento complejo tiene el gran mérito de poner orden al magma de impresiones, incertidumbres y certezas que me azuzan a diario y, lo más importante, he descubierto el gran movimiento en pos de una regeneración del conocimiento, de la educación y su morfología y método actual. Algo se mueve. La transversalidad del método de Morin, la vinculación como elemento de conexión entre disciplinas y el relativismo también afecta a la teoría de la información y al mundo de las percepciones.

Morin ya se acerca a los 90 años. Puede parecer pueril que descubra ahora su obra, pero si soy honesto, mi inmersión en el mundo moriniano ha supuesto un impulso que va a impregnar gran parte del enfoque que daré a cursos, asesoramiento, libros, análisis y desempeño profesional.

Mi pequeña contribución a difundir el pensamiento de Morin pasa por apoyar la difusión de su obra y de la actividad de algunas instituciones educativas que ya están desarrollando esta labor como la Multiversidad Mundo Real en Hermosillo, México, desde cuyo sitio web, además de artículos y aportaciones varias, cualquiera pueda descargarse gratuitamente algunas de las obras de Edgar Morin.

Cierro esta entrada haciendo una recomendación explícita y especial a que educadores, políticos, especialistas en comunicación y periodistas se sumerjan en los planteamientos de Morin.

lunes, 26 de julio de 2010

Sin auditorio no hay héroes



La comunicación es mucho más relevante para las organizaciones que el protagonismo que se le da en los organigramas.

Sin auditorio no hay héroes, decía Malraux, que es casi lo mismo que afirmar que hagas lo que hagas no sirve de nada si no es percibido y valorado por terceros. Idear, planear, hacer, comunicar para que otros perciban, valoren, se movilicen y adopten lo que proponemos…Véase que el punto de inflexión en la gradación anterior es la comunicación.


Esta afirmación la mantengo con meridiana seguridad, pero debo decir también que la comunicación, que gestiona variables varias y genera intangibles, es opinable y, como todo lo que pasa por el tamiz de la opinión, es degradable y por lo tanto fácilmente prescindible. Esto es un gran error. La comunicación hoy es imprescindible, pero lo es aún más que los que la gestionen sean técnicos en la materia.


La comunicación como estrategia es una necesidad aún no satisfecha. Hoy, la construcción de reputación es más importante que cualquier comunicación de precio o producto y esta, la reputación, se construye a golpe de estrategias de comunicación.

sábado, 24 de julio de 2010

La política según Daniel Innerarity

Hago referencia al artículo publicado por Daniel Innerarity en El País de ayer viernes. Me parece bueno y comparto especialmente su análisis sobre el papel catalizador que debe ejercer la política sobre los tecnócratas, aunque no sea tan optimista sobre la regeneración de la práctica política como consecuencia de la crisis.

jueves, 15 de julio de 2010

Permiso para pensar


Permiso para pensar. Este concepto tan sencillo pero con tanta carga que incorporó Eric Berne en su teoría del Análisis Transaccional, es todo lo que necesitamos para romper dinámicas rígidas en las empresas, para impulsar la innovación abierta en la gestión empresarial y política o para entender los acontecimientos que nos rodean desde una perspectiva más compleja y completa.


Permiso para ser naturales, sin protocolos limitativos ni corsés. Sí, cualquiera dirá que qué oportuno esto que voy a escribir, pero la ola de optimismo, alegría y desenfado que ha arrollado todos los españoles (a todos, con mayor o menor intensidad) tras la victoria de la selección española ante la holandesa en la final del Mundial de Sudáfrica, es fruto de la naturalidad y desenfado que brota de unos tipos que, a la hora de jugar al fútbol, tienen permiso para pensar. Este permiso para pensar con el balón en los pies, les ha impulsado a hacer cosas bellas y buenas con una pelota. La calidad y belleza de estas jugadas, toques y pases, las aprecian hasta aquellos que no siguen el fútbol ni saben de él.

Pocas veces nos deja el fútbol buenas lecciones, pero de esta deberíamos aprender. Por cierto, si esta naturalidad dio pie a una reacción tan espontánea y bonita como la que tuvo Iker Casillas besando a su novia Sara Carbonero en directo delante de millones de espectadores, me abono al espíritu del permiso para pensar con más fuerza, si cabe. Para mí, este gesto, ha sido uno de los más interesantes, bonitos e inauditos que nos ha dejado el show TV.

jueves, 1 de julio de 2010

Teoría de la comunicación contra el terrorismo de ETA


No hay buena práctica sin una gran teoría que la sustente o, mejor dicho: solamente las buenas teorías garantizan grandes planes.


La Teoría de la Comunicación nos ha dejado importantísimos enfoques que inciden en las tendencias sociales y, estas las tenemos en los libros que nos han dejado Noelle Neumann, Everett Rogers, Karl Buhler, Havelock, Watzlawick... Sin embargo nos empeñamos en buscar las claves en foros caros, con mucho foco, mucho gurú (qué término más insano para el pensamiento complejo) y con escaso fondo teórico, aunque llenos de efectos, como Expo Management, más del 90% de los programas las escuelas de negocio, por citar dos casos.

Después de releer la obra de Noelle Neumann, diseccionarla y procesar su magnífico libro La espiral de silencio, más convencido estoy de que la experta alemana dio con la clave para haber fundado una estrategia de calado social contra el mayor y mejor soporte que ha tenido ETA durante sus más de 40 años de existencia: el apoyo social amplificado por el silencio de los que tenían y siguen teniendo miedo y engrasado por el chivatazo y el colaboracionismo

El miedo al aislamiento social hace que individuos opinen contra su propio juicio o simplemente silencien sus criterios. Este es el núcleo de la teoría de la espiral de silencio de Elisabeth Noelle Neumann. Sin embargo, la teoría de NN toca todas las claves del entramado social y psicológico que ha mantenido vivo el espíritu terrorista de ETA: el miedo al aislamiento como motivo de conducta. La autora alemana sostiene que las personas temen más al aislamiento que al error y esto induce conductas tan irracionales como autoincluirse en el grupo de los que dan cobertura a los pistoleros en lugar de censurar la violencia.

Otra clave: el miedo al aislamiento conduce a la imitación. El carácter negativo de que a uno le pongan etiquetas como ‘conformista’ o ‘gregario’ dispara el miedo al aislamiento. Cambiemos estos dos términos que utiliza NN y pongamos txakurra (término despectivo que se le ha dado a guardias civiles o sospechosos de ser afines) frente a gudari (soldado en euskera para denominar con carga épica a los que se adhieren a la causa independentista). Son sólo dos ejemplos, pero el abanico de términos despectivos que han fomentado la imitación y el error para dar cobertura a las tesis violentas ha sido tan dañino como el entramado financiero que ha dado oxígeno a ETA.

La tercera gran clave de La Espiral de silencio de NN: el peligro al aislamiento o a sentirse rechazado por el entorno induce a la gente a permanecer en silencio y ha sido este silencio el mejor caldo de cultivo para cuidar la cantera de bombers y pistoleros a la vez que los afines a la violencia se crecían a base de chivatazos que llevaban inevitablemente a otro asesinato. Mientras tanto, al amparo del silencio, muchas familias y amigos han dado cobertura a terroristas.

Lo que quiero ilustrar con esto es que la estrategia policial y la política son relevantes, pero que la teoría de la comunicación nos ayuda a decodificar claves sociales que deben servir para desarrollar también estrategias sociales y comunicacionales que permitan trabajar en la buena dirección de la paz. Es imposible desactivar por la vía solamente política consignas como ‘el algo habrá hecho’ que se estiló en Euskadi especialmente en los años ochenta cuando caía un policía, un militar o un guardia civil. La teoría de la comunicación, como decía al principio de esta entrada, permite desplegar planes con calado sociológico para que deje de ser normal que una vecina entre en el portal de su casa como si no hubiese pasado nada cuando su vecino yace muerto con dos tiros en la cabeza . Bajo mi punto de vista, el asesinato a cámara lenta de Miguel Ángel Blanco el 12 de julio de 1997 generó un movimiento social espontáneo que acojonó a muchos de los que daban cobertura a los amigos de los pistoleros. De repente, algunos de los que andaban callados o acobardados, empezaron a mirar a los ojos y a señalar a chivatos y cooperantes y muchos de estos empezaron a sentir miedo a quedarse en la minoría ede los que se habían instalado en el error. Esa era y es la clave, usar el arma del miedo al aislamiento para dejar inermes a los cooperantes y solos a los de las pistolas.

No puedo dejar de reivindicar la importancia de una buena teoría para que los planes de comunicación con alto calado social adquieran un papel más importante en la vida política y empresarial actual.

martes, 22 de junio de 2010

Los analfabetos

Si se siguen bajando el sueldo de los ministros y de los altos cargos de la Administración, pues no llegarán a ello nada más que los analfabetos”, ha recocido. Para Boyer no se trata de “equiparar estos sueldos a los de los presidentes de los bancos, pero a lo mejor sí a los de algunos subdirectores generales de cualquier empresa, algo que me parece razonable”. Pese a ello, en la actualidad se considera mayor para desempeñar cualquier cargo político.



Estas declaraciones del ex ministro de economía durante el primer gobierno de Felipe González tienen una doble derivada: la primera te lleva a pensar 'qué fuerte', empujados por esa tendencia anodina de quedarse en lo políticamente correcto, pero en una segunda derivada, Boyer pone el acento en el problema nuclear de la involución política: hay mucha gente buena a la que no le compensa sufrir en la política por un sueldo muy inferior al que podrían cobrar como directivos de muchas empresas. Sí, el compromiso político y la vocación de servicio público son y deberían ser los drivers, pero lo que ha dicho Boyer es un insight clarísimo de algo que está instalado en el imaginario de muchos profesionales que, habiendo flirteado con ser políticos, fueron expelidos como cuerpos extraños del engranaje de los partidos.

Un directivo de una Pyme media más o menos rentable cobra más que el presidente del Gobierno y más que cualquier ministro. No sale la ecuación entre el índice de presión, responsabilidad y coste personal respecto a la remuneración que recibe el cargo público.

Los políticos de carrera suelen desembarcar con notable éxito en empresas, pero el viaje inverso es un suicidio. En el primer grupo tenemos al propio Miguel Boyer, a José María Aznar, a Jordi Sevilla o a Eduardo Zaplana. En el segundo a Manuel Pizarro. La asimetría es clara.

Capítulo aparte merece la corte de asesores. Muchos de ellos advenedizos que crecen como setas alrededor del político. Esta corte incontrolada y a menudo poco formada es otra de las causas de los males que aquejan a la política. En definitiva, las declaraciones de Boyer dejan un cabo interesante del que tirar. A la formación se le une la baja remuneración. Un problema estructural claro.

viernes, 18 de junio de 2010

Mi referente, Saramago


No soy capaz de expresar en varias líneas lo que José Saramago ha impactado en mi manera de entender el mundo. Saramago ha sido mi referente intelectual. Sabio, coherente…


He descubierto nuevas ventanas de reflexión y motivos para no cejar en cada uno de sus libros, de sus escritos, de sus manifiestos, de sus entrevistas, de sus intervenciones públicas. La muerte de Saramago me incomoda porque perdemos seguramente al contrapeso más fino, elegante, hilarante, inteligente y comprometido a los excesos, la injusticia y la frivolidad. Él decía que no era pesimista, simplemente que el mundo era pésimo y a partir de hoy lo será aún más.

Hay que mantener viva la indignación activa y ahora sí, hay que preguntarse cada vez que pase algo ¿cómo lo habría analizado Saramago? ¿cuál hubiera sido su reacción? ¿y su grado de compromiso?

http://www.josesaramago.org/
 
http://cuaderno.josesaramago.org/

sábado, 12 de junio de 2010

Mentiras, redes y oportuniddes

El exceso de trabajo me ha dejado sin tiempo para dedicar un rato a actualizar éste blog. Disculpas a todos los que, por fidelidad, por mera curiosidad o por simple coincidencia, seguís u os encontráis con los contenidos que aquí vierto de vez en cuando.


La sociedad actual vive inmersa en la mentira más absoluta, clamaba hace años mi siempre admirado Jacques Derrida. Esta aseveración es hoy una enorme verdad. Estamos inmersos en un flujo de percepciones tornasoladas que cambian de tono según sean las circunstancias. Hace varios años, las agencias de rating daban triple A (máxima valoración de la calidad de la deuda) a entidades que poco después se derrumbaban como esculturas de arena ante un golpe de mar. Es obvio que todos sus diagnósticos eran mentira y, sin embargo, a pesar de su error, siguen emitiendo juicios y valoraciones (pero ahora focalizadas en la deuda de países) con capacidad para quebrar un país o quebrantar al menos su normal discurrir ¿Serán verdad o serán mentira de nuevo?

Estos ‘vaticinios’ (remarco en esta parentética la sorna que otorgan las comillas), nos tienen a todos en jaque, alimentan páginas y páginas de prensa, horas y horas de radio y televisión y enormes ristras de caché acumuladas en nuestros navegadores. Al hilo de esto, también ha habido ‘vaticinios’ acerca de la refundación del capitalismo y, cuando todos esperábamos la eclosión de la contra, resulta que nos hemos quedado escuchando el sonido del silencio…bssssss. No, alguna voz se oye, dispersa, pero me quedo con la que se oye más nítida, la de Susan George, que es de las pocas que mantiene la llama encendida desde hace años ¿Anticipa algo?

Yo estoy aburrido de oír hablar de la crisis porque pasará, si no está pasando ya. Pero estos tres años me han servido, a mí al menos, para ser aún más relativista, si cabe. La política ideológica murió hace años y muchos se han dado cuenta ahora. La real politik es la única que permanece y es bueno que todos los asimilemos, sin que nos duelan los sentimientos que todos tenemos, que todos llevamos.

La cultura democrática actual está basada en los procesos, no en programas concretos. Esto es intrínseco a la sociedad red. Por mucho que los aspirantes a gobernar se enroquen en programas, el frenesí atemporal que impone la sociedad global, obliga al ajuste sobre la marcha. Lo estamos viviendo prácticamente en todos los países del llamado primer mundo. El flujo es el fin. El profesor Castells lo resume magistralmente en su libro Comunicación y Poder:
la mayor parte de las funciones dominantes en la sociedad red (los mercados financieros, las redes de producción transnacionales, las redes mediáticas, las formas de gobernanza global en red, los movimientos sociales globales) se organizan en torno al espacio de flujos. No obstante, este espacio de flujos no carece de lugares. Está formado por nodos y redes, es decir, lugares conectados mediante redes electrónicas de comunicación a través de las cuales circulan e interactúan flujos de información que aseguran la simultaneidad de las prácticas procesadas en dicho espacio
Interpretar y gestionar esta realidad es el reto. Creo que estamos ante una situación cargada de simbolismo y oportunidad:

En lo social hemos constatado que estar hipotecados sólo trae parálisis, silencio y falta de contestación. Debemos aspirar a ganar más espacios de libertad individual y de autonomía intelectual para no ser definitivamente una pandilla de adocenados.

En lo político hemos aprendido que la responsabilidad y los valores (los humanistas, no los de signo religioso) deben guiar la acción de cualquier gobernante. Frente a esto, hay que desterrar de la acción política el oportunismo, la irresponsabilidad y el maniqueísmo.

En lo empresarial, no me queda otra que volver a reivindicar algo de lo que he escrito mucho en este blog: de la responsabilidad social empresarial, de los emprendedores sociales y de hacer negocios en la base de la pirámide como palanca de inclusión y regeneración.

sábado, 29 de mayo de 2010

Periodismo de viñeta


Páginas y páginas de prensa, minutos de radio y TV, cientos de miles de páginas web...para analizar, interpretar e informar del papel de los políticos y de la política en la gestión de la crisis. El periodismo gráfico es fantástico y Peridis ha sintetizado con maestría lo que está pasando en dos tiras publicadas en El País los días 28 y 29 de mayo.


domingo, 23 de mayo de 2010

La Fiera Literaria


La contra es necesaria. Siempre lo ha sido, pero hoy es una obligación. El pensamiento masa, el de los lugares comunes, el de las posiciones de lo políticamente correcto, el pensamiento inducido invade todos los rincones, desde la acción política hasta la cultura. La contestación y la contra son ya una cosa de minorías.


Pero quiero matizar: La contra por la contra es absurda. La contra debe ser analítica, debe tener su puerto de partida y regreso en el criterio fundado y no en la opinión. Y en este tipo de acción es donde tiene su razón de ser La Fiera Literaria. Un compendio mensual fotocopiado y en las antípodas de la estética editorial actual. La Fiera Literaria podría ser un reflejo de aquél El Zurriago que en la primera mitad del siglo XIX azotaba sin piedad a los liberales moderados. El objetivo de La Fiera no son ni liberales ni socialistas. El objetivo de su afilada pluma es la actitud cateta del pensamiento vulgar y masificado, es la cultura de dominical y lo es también la industria cultural en general y editorial en particular que encumbra a escritores menores y los sitúa en los pedestales de los grandes grupos de comunicación para que pontifiquen desde sus egos a la vez que venden libros a espuertas y llenan la buchaca de sus mentores y protectores.

Es verdad que la industria, cualquier industria, funciona así, pero seguramente, por intangible, es necesaria la contra en la industria de la cultura, ya que ésta ha sido, es y será el motor de cambios y la única vacuna contra el adocenamiento y el inmovilismo general.

Yo, desde aquí, no puedo más que recomendar el sustento de La Fiera Literaria mediante suscripción. Su maquetación de instituto y sus tachones rezuman autenticidad, pero lo mejor son las ideas que destila.

Un abrazo ¡Fieras!

jueves, 13 de mayo de 2010

Comunicación crítica en la política real



Ayer, mientras iba conduciendo, seguí atentamente por radio la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso de los diputados. Lo hice sobrecogido ¿Por qué? Porque Zapatero desgranó el discurso más preciso y menos retórico desde que es presidente del gobierno. La ocasión lo merecía. No había espacio para imprecisiones. Las nueve medidas son tan tristes y punzantes como necesarias. Y sí, yo escuchaba sobrecogido porque cada medida anunciada era una vértebra que el presidente quitaba de la columna de su acción política: las políticas sociales. El principal y más importante legado de Zapatero se desmontaba parcialmente en cada frase.

Zapatero apuntaló su discurso en algunas excusatio que denotaban algo así como ‘yo no quiero, pero debo’ y hasta ahí su discurso, milimétrico, sin salirse del guión. Pero como la clave de una comunicación de éxito es la propia convicción, la réplica de Zapatero estuvo deshilachada en todas y cada una de sus respuestas al resto de portavoces. Es obvio que en su fuero interno todo lo que estaba en el papel era inversamente proporcional a sus convicciones políticas. Hete aquí que la política real mata cualquier ejercicio de convicción y la comunicación se torna en crítica. En ese momento, comienza el circo de las percepciones encontradas, las interpretaciones y las opiniones. Los grupos políticos de la oposición reaccionaron según el guión previsto, pero he de decir que miro con cierta envidia el sentido de estado que tienen alemanes o ingleses, capaces de hacer piña cuando lo que cuenta es sacar adelante situaciones críticas ¿Seríamos capaces en España de tener un gobierno de coalición como el formado por los conservadores y liberales británicos siete días después de unas elecciones generales?

Las medidas de Zapatero son asimétricas. Es difícil entender por qué no ha habido ni una sola de ellas que debamos soportar los asalariados, entre los que me incluyo, rentistas o empresas que dan beneficios. Si se trata de hacer esfuerzos solidarios, estos deben recaer en todos y no en la parte más vulnerable de la cadena. Ese gap no le cuadra a casi nadie. Ha sido y es un ruido que no despeja todas las incertidumbres. Habrá más ajustes porque estas medidas han llegado tarde y han entrado como un tsunami impelido por el cerco especulador. Zapatero confió en que la recesión remitiría en el segundo cuatrimestre del año, como parece que ha ocurrido, pero ni él ni ningún ‘rojo biológico’ tenían en el radar una segunda crisis financiera cuyos agitadores condicionan la acción política desde hace años.

Sin embargo, ahora, los sindicatos amenazan con movilizaciones y huelgas ¡Qué gran irresponsabilidad! Conozco bien la dinámica interna de estos y son entidades que nunca consideraron a los trabajadores de las pymes (más del 80% del tejido industrial del país) y campan a sus anchas entre el funcionariado y en los reductos de las grandes empresas. Entiendo que quieran agradar a su público, afectado por las medidas que atañen de manera especial a los funcionarios, pero no es el momento, no toca, no es el camino, no es constructivo.

Zapatero erró en sus cálculos y hemos perdido tiempo, pero ha respondido y ha rectificado, tarde, pero con tiempo para reconducir la situación. Habrá más ajustes porque la política real impone su ritmo y la política hace tiempo que no controla la variable más importante que nos gobierna: la economía. Resulta que Clinton tenía razón…

martes, 20 de abril de 2010

1, 2, 3 y 4

La mejor herramienta de comunicación para neutralizar los efectos de la segmentación de canales y audiencias es la coherencia en formatos y mensajes.


Innovar no es crear cosas nuevas, sino que la idea, el producto o el servicio sean percibidos como nuevos y adoptados por los destinatarios. Solamente la innovación rompe el cinturón de los guardabarreras en las organizaciones y en la sociedad. Esta idea es aplicable a las estrategias de comunicación. En 1934, Joseph A. Schumpeter ya puso el acento en la importancia de la innovación como motor económico: el desarrollo económico obedece a la emergencia discontinua de nuevas combinaciones (innovaciones) que son económicamente más factibles que la anterior forma de hacer las cosas.

Las campañas y las estrategias de comunicación se queman antes en los despachos que en la calle.

En comunicación ganan foco y consistencia contra ocurrencia y atomización.

domingo, 18 de abril de 2010

Las dos Españas a punto de aflorar de nuevo


Manos Limpias es la careta nominal que cubre un residuo dañino para la sociedad: Falange. Una atomización de grupúsculos minoritarios cuya única aportación a la sociedad española ha sido la involución y la reinvindicación del franquismo, de su herencia llena de sangre, represión, orden y estética cutre. Lo bueno de la democracia es que estos herederos de los pistoleros del 36 puedan llamarse Manos Limpias, nada más y nada menos y que, tras más de 30 años de arrastrarse cada 20 N con sus banderas preconstitucionales y empapelar fachadas de oficinas bancarias en Madrid, de repente logran azuzar y despertar las dos Españas saltando a los medios y sentando en un banquillo a un juez que, extralimitado en sus funciones, debería haber sido apercibido por el tribunal competente y ya está. De esta manera no nos veríamos privados de un juez valiente e hiperactivo al que debemos que hoy sigan entre rejas cientos de narcos y terroristas.

Me consta que meses atrás Garzón sabía del tsunami que se le avecinaba y tanteo a expertos en comunicación para ver si era factible o no amortiguar el golpe de imagen. Lo cierto es que a fecha de hoy, desconozco si ha hecho algo al respecto, pero el asunto ha trascendido a su imagen y a sus posibilidades de diseñar una estrategia al menos defensiva en lo que a comunicación se refiere. Demasiado tiene con su defensa jurídica. La ola de movilizaciones y facciones ha reeditado una versión cuasivirtual de las dos visiones que siguen vivas en nuestra intrahistoria. Los símbolos han salido a la calle y la guerra de los gestos, las consignas ideológicas y la falta de foco ganan en protagonismo. En la red hay un pulso acelerado, pero sin duda, los medios de comunicación tradicionales y sus directores deben gestionar esta historia con responsabilidad y coherencia. Una supuesta extralimitación de las funciones de un juez no puede (no debemos permitir) servir de coartada para que estos grupos se vengan arriba. Esto no sería admisible en otros países.

viernes, 9 de abril de 2010

Yo puse de moda los calcetines blancos con sandalias


"Yo destapé la trama Gurtel", dijo el jueves pasado Esperanza Aguirre. La obsesión por arrancar titulares definitivamente ha hecho perder la noción de la realidad a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Este error, la borrachera de arrancar cortes de sonido y entrecomillados en prensa, es la perdición de los políticos y el único recurso de los malos asesores de comunicación. A este paso, los facts de Aguirre rebosarán de ocurrencias absurdas para mayor alegría de los que se dejan impresionar por los y las que ponen cara de velocidad aunque ni corran ni se muevan del sitio.

No puedo dejar de reafirmarme en lo que escribía sobre Esperanza Aguirre en un post el mes pasado. Es el viaje a ninguna parte. Animo a seguir en Twitter la cadena de twitts donde ya hay perlas como 'yo puse de moda los calcetines blancos con sandalias' o 'yo inventé el cumpleaños feliz'. Genial.

lunes, 5 de abril de 2010

What Magazines and Newspapers for the iPad should be like

Me parece muy buena la reflexión que el blog baekdal.com hace sobre el futuro de los medios a partir de la irrupción del iPad. Lo que aparece a continuación es el resumen final. Si quieres leer el artículo entero, pincha aquí.




The iPad, and devices like it (in the future), will be a game changer. I have no doubt about that. It allows us to have the convenience of a screen, without having to sit down behind a computer. And it can provide access to all the content in the world, real-time, wherever we are, with no real effort on our part. It's brilliant.


But magazines and newspapers needs to get it right before getting any hope of it being "their savior."

What you do is:

Stop thinking print! The iPad is not a digital version of your printed magazine. It is a really impressive version of your website. That's where you should look. What works and doesn't work on your website - and how can you then extend it into really impressive articles on the iPad?

Stop thinking distribution! The iPad is connected. You are in direct contact with your readers. Instead of thinking "we have to deliver this to our readers as an app." There is no distribution unless you make it up! Make you content available, and add it to the stream.

Stop thinking magazine! Think really amazing articles. You are not selling a magazine. You are selling truly amazing stories.

Stop thinking animation and effects! Start thinking a better way to tell a story.

Start thinking sharing!

Start thinking social engagement! Can people comment, can people collaborate, do you allow people to be a part of the articles, instead of merely readers? Do you base the rank of each article on reader interaction, or do you limit it to "editorial decision making"

Start thinking "getting content to where people are"!

Start thinking "linking content together" (as opposed to "tables of contents")

Start thinking niche! It is much better to write five really good articles, than one good one and ten not very interesting ones. If you want to cover five wildly different topics, create five widely different magazines. But reuse your resources.

And finally, stop thinking that you have to deliver something big. The future of publishing is like social media - It is not an event. It is a process! (thanks to Seth Godin for that quote)

For magazines: The iPad is not the next "print". The iPad is the next "web".

viernes, 2 de abril de 2010

Viernes Santo


Fuente: culturandalucia.com

Hoy es viernes santo según la tradición católica. Es una fecha singular para los creyentes católicos en general y para la Iglesia [católica] en particular. Esta fecha rememora la muerte de Jesús de Nazaret y su vía crucis desde que fuese detenido, flagelado y condenado a muerte en la cruz según el uso romano de la época, a la sazón, imperio dominante durante la época en la región de Judea y en la actual Palestina.

Pero lo singular de este viernes santo no es que lo sea y que cientos de miles de devotos y turistas tomen las calles de pueblos y ciudades por inercia, por devoción o por tomar una buena instantánea que justifique el viaje. Lo singular de este viernes santo está en la Iglesia como institución, que pasa por uno de sus momentos más bajos ¿Y qué ángulo me interesa de este asunto? Pues el ángulo de la imagen y de la comunicación. Este es un blog sobre comunicación y sobre percepciones sociales, no sobre fe y razón.

La Iglesia católica tiene un problema de imagen y comunicación realmente grave. El púlpito, el altar y el confesionario han sido siempre los canales a través de los cuales la Iglesia ha incidido, controlado y condicionado la manera de pensar de sus feligreses. Si a esto le unimos que la libertad de culto o simplemente el agnosticismo o el ateísmo simplemente eran minoritarios, la fórmula era perfecta para no necesitar apretarse los machos y adecuar la estrategia. Hoy esta fórmula no funciona. Y no lo hace, en primer lugar por falta de masa crítica. Los templos pierden afluencia, uno de cada tres hijos tienen a padres no casados, las uniones civiles superaron hace tiempo a las religiosas y los modelos de familia son heterogéneos ¿Cuándo perdió el paso la Iglesia? Todo indica que la sociedad del hipervínculo y la movilidad geográfica han anulado el efecto de los canales de control habituales de la iglesia.

En segundo lugar, la fórmula de la Iglesia no funciona porque sus símbolos e iconos aglutinan los sentimientos religiosos, pero estos no sirven para articular un discurso que movilice. Los símbolos e iconos simplemente mantienen encendido el sensum (que no es poco). Analicemos si no, los contenidos informativos de los últimos quince días: el supuesto encubrimiento de casos de pederastria por parte de obispos, la negación oficial de los Legionarios de Cristo de su fundador, Marcial Maciel, como responsable de casos de pederastria, los obispos alemanes tumbados boca abajo delante del altar pidiendo perdón por los casos de pederastria, el Papá Benedicto XVI desmarcándose con un discurso medido y sustantivado. Tras esta ola de casos, ha reventado la semana santa con todos sus símbolos, saetas e histrionismos donde la Iglesia no es la protagonista. No, no lo es. Los protagonistas son la factura de las tallas de Valladolid, la tamborrada de Calanda, los llantos y la reconcentración frente al Cristo del Gran Poder o la Dolorosa, los ensogados de Valverde o las flagelaciones de los 'picaos'. El caso es que las procesiones mantienen vivas las constantes vitales de la Iglesia con cierta fuerza. Los símbolos tienen nervio y estos símbolos se mantienen en pie por una extraña mezcla de fe, tradición, pose, miedo, emoción y recursos que llegan por ser, muchas de las procesiones, Bienes de Interés Cultural o simplemente de Interés Turístico.

En cualquier caso ¿Le vale a la Iglesia con adaptarse a Internet o cambiar el formato de misas y pastorales? No, el problema es el discurso, su morfología y su consistencia. La morfología discursiva de la Iglesia es a veces circular, en ocasiones hiperbólica y casi siempre críptica. Desde la óptica de la comunicación, esta estructura discursiva y el debate abierto y descarnado sobre los dogmas católicos acarrean un desgaste difícil de recuperar. El caso es que la Iglesia siempre gana. No lo digo yo, a la historia me remito. Cuando se ha visto entre la espada y la pared, cuestionada o aparentemente vencida, le ha bastado con transformarse en otra cosa para seguir influyendo. Hoy, el desgaste institucional es compensado por movimientos organizados y conocidos como Opus Dei o Neocatecumenales, a otros más desconocidos que funcionan como grupos de presión con causas por bandera como la familia o el aborto. El futuro de la Iglesia pasa por que la atomización actual de grupúsculos se agregue y adquiera relevancia discursiva y utilizando canales de difusión adaptados a los tiempos que corren. El proceso está en marcha. Los escándalos actuales han salpicado a los purpurados, pero la intraiglesia está alerta.

Archivo del blog