lunes, 6 de diciembre de 2010

Gobierno top, controladores flop




Felicísimo Valbuena mantuvo meses atrás un intenso diálogo con representantes de los controladores aéreos a través de su blog Universo Dircom. Yo he mencionado en alguna ocasión esta entrada del profesor Valbuena y cómo había anticipado el desastre al que los controladores se veían abocados, especialmente por su ineptitud para definir una estrategia de comunicación adecuada.


Merece la pena releerlo. Entretanto, es alucinante que dadas las circunstancias y todo lo que ha pasado en los aeropuertos españoles, no haya habido ni una sola muestra argumental por parte de USCA, el sindicato mayoritario (97% según afirma el propio sindicato en su web) y que desde el día 30 de noviembre no haya habido ni un solo discurso estructurado para explicar su postura o al menos defenderse. Sin gestión de la comunicación es imposible incidir, reivindicarse o ganar posiciones en un mundo en el que todo, absolutamente todo, se basa en percepciones. Gana quien mejor las gobierna.

Dicho esto, y a pesar del mantra reinante en España de que la culpa de todo es de Zapatero, creo que el gobierno falló al aprobar un decreto en Consejo de Ministros antes de un puente largo y a las puertas de las vacaciones de navidad. No midió las consecuencias a pesar de contar con información de primera mano de que la movilización de los controladores iba a ser salvaje, pero, dicho esto, la gestión de la crisis ha sido esencialmente ejemplar: rápida, información dosificada, gestión de las expectativas, gestión de los tiempos y resultados. Un claro caso top de gestión de una crisis y un caso flop para los controladores. Son un colectivo muerto de cara a la sociedad.

5 comentarios:

Pepe Luis Rodriguez Z dijo...

¡¡¡Filtración de Wikileaks!!!¡¡¡¡¡Transcripción de conversación en Moncloa!!!!!

A ver, Pepiño, Alfredo. ¡Rápido a mi despacho!
Esto va peor de lo que me pensaba.

Tenemos que buscar un colectivo que sea ahora mismo más impopular que nosotros, que cobren más que nosotros y de manera casi tan injustificada, para que la gente pueda abuchearles y tirarles piedras en lugar de a nosotros. ¡Que ya no hay quien pueda ir a un acto público!

Lo siento Presidente, creo que de esos ya no quedan...
Bueno, déjame que piense...

¿Y si cojo a un colectivo que cobre mucho más que la media de la gente, durante unos meses caliento el cotarro publicando los sueldos máximos que alguno ha cobrado alguna vez (y en bruto, que lo de los impuestos y netos la gente no lo entiende), les impongo por el morro con un decretazo de los nuestros que en las 3 semanas que quedan de año tengan que trabajar 200 horitas más que las que firmaron conmigo hace poco más de 6 meses y, cuando lógicamente digan que va a tragar nuestra señora madre, les aplico unas leyes que nos quedan de cuando Franco para que en vez de despedir a uno por no ir a trabajar, le mando a la cárcel por sedición?

¡Cojonudo! Pero esto ¿para cuando?
Pues mira, lo tenemos a huevo en el puente de diciembre, pero vas a tener que pasar de cenar con Chávez y Evo.

Justerini dijo...

Si de comunicación hablamos, la jugada ha sido maestra y se nota quienes son los profesionales dedicados 24H/día y quienes los amateurs que lo hacen fuera de su horario laboral.

La estrategia ha tenido hasta un punto maquiavélico (en el buen sentido de la expresión):

- Desde hace tiempo los distintos gobiernos se encuentran con que los controladores tienen una capacidad de negociación excepcional porque ningún gobierno ha hecho los deberes de generar un sistema de acceso a una cualificación/profesión que garantice que hay un número de profesionales razonble para ejercerlo.

- Este Gobierno tampoco, de hecho hay un acuerdo vigente que el actual Ministro firmo hace apenas unos meses.

- ¿Es que cuando firmó el acuerdo el Ministro nadie calculó que un porcentaje mayoritario del colectivo habría cumplido el número máximo de horas a trabajar justo quedando fuera el periodo navideño? Si fuera así, que dimita el Ministro, pero no lo creo.

- ¿Es que es casual que se saque un decreto ley que aumenta las horas sobre las acordadas en un número que va a hacer trabajar el límite de horas legales durante casi todos los dás de aquí a final de año, justo el día que empieza el puente más largo del año? Si fuera así, que dimita el Ministro, pero no lo creo.

Es evidente que todo estaba perfectamente calculado y medido, probablemente desde el día en que el Ministro llegó al anterior acuerdo.
En este tiempo no se ha dado puntada sin hilo en la comunicación del Ministerio, empezando por los comunicados haciendo "públicos" los sueldos.


Podría seguir alabando lo perfectamente medido de la acción del Gobierno, pero creo que eso ya lo están haciendo la mayoría de los medios (curioso que Losantos esté alabando estos días a Blanco y Rubalcaba por este tema). Es difícil luchar sin apoyo de los medios contra imágenes de pobres españolitos tirados por los suelos de los aeropuertos de medio mundo.

Pero mi preocupación va por los derechos y libertades, que se han visto pisoteados de una manera sin precedentes (no me obliguéis a utilizar a Brecht para explicarlo, porque no quiero que ningún rabanista me digo que comparo a los controladores con los judíos o los comunistas y al Gobierno con los NacionalSocialistas), pero si que tengo claro que se ha derogado unilateralmente mediante decreto (ilegal) un convenio colectivo vigente, se ha aplicado una legislación preconstitucional para militarizar a población civil.

Esto es de una gravedad ¡¡¡sin precedentes!!! en la democracia española.

Lo único que hace digerible este tema es que los controladores nos caen mayoritariamente mal porque cobran mucho más que la mayoría y trabajan bastantes menos horas y en unas condiciones absolutamente envidiables (perdón, se me ha escapado la última palabra).

Si esto nos lo aplican a cualquiera en nuestro trabajo, os aseguro que al día siguiente la única posibilidad de que nos vean en nuestro centro de trabajo será en la puerta con una pancarta y una piedra. Pero gracias a la ley preconstitucional aplicada, en vez de abrirte un expediente y -a lo sumo- echarte del trabajo, se les amenaza con meterles en la cárcel por sedición ¡nada menos!

Estos atentados a la libertad y sin una respuesta fuerte de la sociedad civil me producen un inquietante escalofrío recorriendo la espina dorsal.

Como siempre gracias y enhorabuena por el blog.

Justerini dijo...

Si de comunicación hablamos, la jugada ha sido maestra y se nota quienes son los profesionales dedicados 24H/día y quienes los amateurs que lo hacen fuera de su horario laboral.

La estrategia ha tenido hasta un punto maquiavélico (en el buen sentido de la expresión):

- Desde hace tiempo los distintos gobiernos se encuentran con que los controladores tienen una capacidad de negociación excepcional porque ningún gobierno ha hecho los deberes de generar un sistema de acceso a una cualificación/profesión que garantice que hay un número de profesionales razonble para ejercerlo.

- Este Gobierno tampoco, de hecho hay un acuerdo vigente que el actual Ministro firmo hace apenas unos meses.

- ¿Es que cuando firmó el acuerdo el Ministro nadie calculó que un porcentaje mayoritario del colectivo habría cumplido el número máximo de horas a trabajar justo quedando fuera el periodo navideño? Si fuera así, que dimita el Ministro, pero no lo creo.

- ¿Es que es casual que se saque un decreto ley que aumenta las horas sobre las acordadas en un número que va a hacer trabajar el límite de horas legales durante casi todos los dás de aquí a final de año, justo el día que empieza el puente más largo del año? Si fuera así, que dimita el Ministro, pero no lo creo.

Es evidente que todo estaba perfectamente calculado y medido, probablemente desde el día en que el Ministro llegó al anterior acuerdo.
En este tiempo no se ha dado puntada sin hilo en la comunicación del Ministerio, empezando por los comunicados haciendo "públicos" los sueldos.


Podría seguir alabando lo perfectamente medido de la acción del Gobierno, pero creo que eso ya lo están haciendo la mayoría de los medios (curioso que Losantos esté alabando estos días a Blanco y Rubalcaba por este tema). Es difícil luchar sin apoyo de los medios contra imágenes de pobres españolitos tirados por los suelos de los aeropuertos de medio mundo.

Pero mi preocupación va por los derechos y libertades, que se han visto pisoteados de una manera sin precedentes (no me obliguéis a utilizar a Brecht para explicarlo, porque no quiero que ningún rabanista me digo que comparo a los controladores con los judíos o los comunistas y al Gobierno con los NacionalSocialistas), pero si que tengo claro que se ha derogado unilateralmente mediante decreto (ilegal) un convenio colectivo vigente, se ha aplicado una legislación preconstitucional para militarizar a población civil.

Esto es de una gravedad ¡¡¡sin precedentes!!! en la democracia española.

Lo único que hace digerible este tema es que los controladores nos caen mayoritariamente mal porque cobran mucho más que la mayoría y trabajan bastantes menos horas y en unas condiciones absolutamente envidiables (perdón, se me ha escapado la última palabra).

Si esto nos lo aplican a cualquiera en nuestro trabajo, os aseguro que al día siguiente la única posibilidad de que nos vean en nuestro centro de trabajo será en la puerta con una pancarta y una piedra. Pero gracias a la ley preconstitucional aplicada, en vez de abrirte un expediente y -a lo sumo- echarte del trabajo, se les amenaza con meterles en la cárcel por sedición ¡nada menos!

Estos atentados a la libertad y sin una respuesta fuerte de la sociedad civil me producen un inquietante escalofrío recorriendo la espina dorsal.

Como siempre gracias y enhorabuena por el blog.

Andrés dijo...

Un colectivo muerto de cara a la sociedad y si en algún momento renaciera, la sociedad debería de reaccionar rematándolos sin piedad.
Un colectivo enriquecido indebidamente por que se creían imprescindibles. Chupones, vagos, elitistas (?) y mentirosos, que con esas virtudes han vivido como privilegiados despreciando al resto de los mortales que dependían de su "superespecializada actividad" que la puede llevar a cabo hasta un niño (sic)

Un abrazo
Andrés

Justerini dijo...

Curioso, que si se quita la palabra "controladores" y se pone -por ejemplo- "sindicatos", hay comentarios que los ha firmado ya el mismísimo Federico J. Losantos.

Que conste que esto solo es descripción, no juzgo a nada ni a nadie.

Y una duda que me surje, si lo que hacen los controladores es tan chorra que lo puede hacer un niño ¿No sería una cagada como el sombrero de un picador que el Ministerio no tenga ya a los "niños" enseñados desde hace tiempo?
Esto me hace inclinarme a pensar que o no es tan fácil o no había voluntad de otra cosa que de llevar la situación al límite tomándonos a los ciudadanos de rehenes.
En el fondo es lo mismo que se oye mayoritariamente, solo cambia el secuestrador.

Creo que RubalPiño ha conseguido que tengamos síndrome de Estocolmo.