viernes, 30 de octubre de 2009

Traditional works againts you

Baekdal.com recoge una vez más una magnífica síntesis de las fases de la revolución que ha supuesto para el marketing la web social.


martes, 27 de octubre de 2009

¿Qué hacemos con todo esto?


Lord Nicholas Stern, padre del informe Stern, que tuvo el enorme acierto de cuantificar el cambio climático y convertir a datos económicos el impacto del calentamiento global, acaba de vaticinar que la humanidad se volverá vegetariana en pocos años. El vaticinio de Stern es inducido, al parecer, porque ya se ha podido cuantificar también cuál es la aportación de la cabaña bovina al calentamiento global: el 5% de las emisiones de CO2 que se emiten a la atmósfera viene de la flatulencia de las vacas.




Vaya. Esto sí es una noticia singular. Lo cierto es que este dato no deja en tan mal lugar a otros hábitos insanos de los humanos como, por ejemplo, usar el coche para todo, tirar de aires acondicionados y calderas de gas para mantenernos a temperaturas soportables tanto en invierno como en verano... Si tenemos en cuenta nuestra tendencia clarísima a mandar al muladar de nuestros hábitos aquello que emerge como insano (véase fumar, correr con el coche, etc.), todo indica que, efectivamente, lord Stern, a sus 61 años, verá cómo pedir un buen solomillo empezará a verse mal.


Esto de los cambios de hábitos y tendencias en lo rutinario de nuestro día a día me lleva a establecer algún paralelismo con nuestros hábitos de consumo informativo y publicitario. Estos están patas arriba, son cada vez menos intensos pero más recurrentes. Accedemos a contenidos informativos y comerciales por canales cada vez más diversos, muchas veces al día y en espacios muy cortos de tiempo. La cosa se complica por las noches, donde un porcentaje de jóvenes muy elevado y casi la mitad de los babyboomers, comparten canales de comunicación casi a partes iguales entre TV, Internet y móvil.


Y a todo esto, las áreas de Comunicación y Marketing de las organizaciones viven asediadas por ofertantes de servicios y soluciones para el móvil, para Internet, integración de contenidos, agencias que se reinventan para adaptarse a los nuevos tiempos, pero todo desagregado. El caso es que estas, las áreas de Comunicación y Marketing tienen un reto de integración y adaptación brutal. Muchas andan preguntándose ‘¿qué hacemos con todo esto?’, otras simplemente se aferran a las viejas fórmulas con incursiones puntuales en las nuevas opciones que ofrece la multicanalidad y solamente unas pocas empiezan a marcar la diferencia. Estas áreas más avanzadas, las early adopters investirán a sus organizaciones de todo el éxito que ofrecen las ventanas de oportunidad a los que primero se asoman a ellas.

sábado, 17 de octubre de 2009

Andrés Montes


Reconozco que la primera vez que oí a Andrés Montes retransmitir un partido me quedé desconcertado. No supe situarle en el lado de los buenos o de los malos. Era peculiar y diferente. Le seguí de reojo y finalmente llegué a la conclusión de que era un tipo único en su estilo y que con él se abría y cerraba una tipología nueva en el mundillo del periodismo deportivo. Era un tío muy culto, versado y leído. Creo que en ese bagaje residía ese punto diferente que no dejaba indiferente. La retransmisión deportiva no es un terreno muy amplio para dar rienda suelta a la erudición, pero sí para marcar una impronta muy distinta a la cansina 'jota' intersilábica y la chulería castiza de de Manolo Lama, muy superior a la nasalidad y la altanería de Javier Ares o a años luz de la insipidez de Juan Carlos Rivero. La lista es larga. Andrés incorporó aires muy nuevos a las retransmisiones deportivas.


El blog en caja baja le ha rendido a Montes un pequeño homenaje. A él me uno.

viernes, 16 de octubre de 2009

Errores en comunicación política


El Partido Popular nos dejó el pasado martes día 13 de octubre un sainete de despropósitos en comunicación política a propósito del no cese de Ric Costa, el secretario general del PP en la Comunidad Valenciana. No será en este blog el sitio en el que hablaré de perfiles políticos, de buenos y de malos y menos aún del caso Gürtel. Pero sí voy a hacer varias reflexiones acerca del déficit profesional de los partidos políticos en España en comunicación política.

Bajo mi punto de vista hay varios errores estructurales muy graves:

1. Los elegidos para este puesto (el de responsable de comunicación) son elegidos por su filiación política y por su afinidad con el político.
2. [Para elegirlos] prima la cercanía y no el componente técnico.
3. Las dependencias que esto genera hacen que el Dircom ejerza de cortesano del político en lugar de planificar la línea estratégica, coordinar su puesta en práctica, gestionar con acierto situaciones de crisis y detectar oportunidades de proyección para el partido y para su líder.
4. El Dircom debe conjugar la visión estratégica con una buena carga de creatividad para lograr diferenciación y desempeñar su función de manera eficaz. Esto no casa con el papel de mamporreros que ejercen
responsables de prensa como el que acompaña al ministro Corbacho (¡qué bajón hacer de jefe de prensa cuando la comunicación en su sentido más amplio ofrece tantas oportunidades!)
5. Muchos políticos, por el mero hecho de haber sido elegidos cargos públicos al ir en unas listas electorales, sufren del peor mal: se sienten infalibles. Un buen Dircom es aquél que entrena día a día la capacidad estratégica y de comunicación de su político. En un entorno con tanta complejidad de canales, mensajes y audiencias, la capacidad de segmentar consignas y adaptarlas al medio, requiere de análisis, planificación, pericia y mucho entrenamiento [para elpolítico].

Además de los estructurales, también hay errores metodológicos:

1. Las relaciones con la prensa no puede ser el único eje de la comunicación política.
2. Sacar a un periodista de la redacción y ponerle a dirigir la comunicación significa renunciar a otras habilidades que deben acompañar una buena dirección de comunicación: la suma de las relaciones públicas, el marketing estratégico, el operativo, la publicidad multicanal y todos los básicos del management, entre otros.
3. Darle al botón de la churrera de las notas de prensa y comer con periodistas es un mero instrumento, pero ambas cosas están muy alejadas de una buena dirección de comunicación.
4. El político debe escuchar y aprender. El Dircom debe aprender y hacer pedagogía continuamente con el político.
5. La gestión de los momentos para comunicar es tan importante como la forma y el contenido.

Hoy hay tanta buena teoría en comunicación política, que es sorprendente la escasa buena práctica que nos asalta. Los buenos Dircom existen, pero la política los expele. Hay que hacerlos volver.
PD. La imagen que acompaña este texto se llama 'El Comunicador' (de Claudio Goldini).

jueves, 8 de octubre de 2009

Cositas buenas

Comunicar a millones de personas puede hacerse con la sencillez como pauta: a world of music, la minipromo online de Spotify.

El trabajo en red también da para para crear una estupenda revista de nicho: La Cabeza.

El periodismo político de calidad vuelve a primera línea...en un medio online y con un modelo de negocio sin publicidad. Fantástico!!: The Politico.

Las portadas de The New Yorker, especialmente las de sátira política.

El buen gusto de Monocle para editar su revista. No sé si es mejor la versión en papel o su versión online.

Los mejores discursos de Ted Sorensen para John Fitzgerald Kennedy.

Otro día más.

martes, 6 de octubre de 2009

Un puñado de pronósticos


En los blogs somos dados a criticar, a analizar a toro pasado ¡Qué fácil! ¿verdad? Es complicado eso de mojarse y además dejarlo por escrito para que aquello circule por la red y, andando el tiempo, esos errores persigan al autor dejándole en mal lugar. En fin. Dicho esto, ahí van algunos pronósticos que seguramente me perseguirán por erráticos:

- Antes de que Río de Janeiro nos seduzca con los Juegos Olímpicos de 2016, la integración de canales que ahora viven separados (TV, Internet, radio y videojuegos) convergerán en una sola pantalla. Pero esto no es nada especial, seguro. Será especial que ya no hablaremos de 'lo he visto en la tele' o 'lo he consultado en Internet'. Simplemente hablaremos de 'lo sé' o 'lo he visto'. Los canales estarán tan fusionados, que dejaremos de usar las palabras con las que actualmente los definimos.

- La publicidad convencional no se estructurará por bloques partidos en spots de 10, 20 o 30 segundos o cuñas de radio del mismo pelo. Los impactos inducidos o condicionados estarán diluidos en los contenidos informativos. Eso sí, con intención.

- El libro seguirá vivo. Las publicaciones bien editadas persistirán y ganarán en cuota de mercado y aceptación.

- Las revistas de nicho estarán más vivas que nunca.

- La superficialidad de los contenidos seguirá imponiéndose engrasada por el pensamiento masa dócil y permisivo.

- Facebook, Tuenti y Twitter serán cementerios de datos desperdigados e inutilizados. No creo que 250 millones de personas aguanten estar rechazando 'amigos' intrusos y escribiendo obviedades todas las semanas. Con todos los respestos ¿eh? Son grandes herramientas.

- Los valores habrán desbancado a las ideologías totalmente antes de 2012 y las elecciones generales, por ejemplo, se decidirán a favor de los candidatos y partidos que adapten su estrategia a la comunicación de valores.

- La simplificación de conceptos se agudizará en los mensajes intencionales. Sí, se simplificarán aún más, pero se impondrán aquellos que otorguen al destinatario la posibilidad de la experiencia y le dé el protagonismo a éste para que lo comparta con su entorno social.

- Wikipedia gripará por falta de voluntarios y se llenará de más errores de los que ahora tiene.

Otro día más.

jueves, 1 de octubre de 2009

Bodygroom

Los periódicos pierden lentamente lectores. Las cadenas de televisión apenas llegan al 19% de share de audiencia cuando lideran la parrilla con alguno de sus programas estrella. La irrupción de los canales temáticos y las TDT han fragmentado la audiencia y el proceso sigue. Internet gana cuota en horas de conexión por usuario... Este fenómeno ha provocado que la publicidad convencional pierda poco a poco eficiencia, que el coste por impacto sea caro (a pesar de las rebajas de tarifas) y que la saturación de mensajes comerciales sea total. El panorama de hoy se parece poco al de hace tres años y no se va a parecer en nada al que tengamos en 2012.

Ante esto, algunas marcas se están desmarcando con propuestas interesantes, diferenciadoras, que se cuelan en nuestros ordenadores y se diseminan por el orbe a través del correo electrónico. Lo cierto es que en este fenómeno viral hay tanta basura, que los consumidores reparan poco y la vida de las iniciativas es efímera. Hay excepciones.
La campaña en Internet ideada por Philips para promocionar su maquina depiladora para hombres llamada Bodygroom, es un ejemplo de ello. Diviértanse con esta experiencia. Dos minutos de interacción y la percepción del destinatario será intensa y duradera. Un par de minutos en este site valen más que 1200 GRP en campaña convencional en TV. Cualquier macho alfa que quiera rebajar su virilidad ¿pensaría en otro producto que no fuera el de Philips después de reír con esto?