martes, 27 de octubre de 2009

¿Qué hacemos con todo esto?


Lord Nicholas Stern, padre del informe Stern, que tuvo el enorme acierto de cuantificar el cambio climático y convertir a datos económicos el impacto del calentamiento global, acaba de vaticinar que la humanidad se volverá vegetariana en pocos años. El vaticinio de Stern es inducido, al parecer, porque ya se ha podido cuantificar también cuál es la aportación de la cabaña bovina al calentamiento global: el 5% de las emisiones de CO2 que se emiten a la atmósfera viene de la flatulencia de las vacas.




Vaya. Esto sí es una noticia singular. Lo cierto es que este dato no deja en tan mal lugar a otros hábitos insanos de los humanos como, por ejemplo, usar el coche para todo, tirar de aires acondicionados y calderas de gas para mantenernos a temperaturas soportables tanto en invierno como en verano... Si tenemos en cuenta nuestra tendencia clarísima a mandar al muladar de nuestros hábitos aquello que emerge como insano (véase fumar, correr con el coche, etc.), todo indica que, efectivamente, lord Stern, a sus 61 años, verá cómo pedir un buen solomillo empezará a verse mal.


Esto de los cambios de hábitos y tendencias en lo rutinario de nuestro día a día me lleva a establecer algún paralelismo con nuestros hábitos de consumo informativo y publicitario. Estos están patas arriba, son cada vez menos intensos pero más recurrentes. Accedemos a contenidos informativos y comerciales por canales cada vez más diversos, muchas veces al día y en espacios muy cortos de tiempo. La cosa se complica por las noches, donde un porcentaje de jóvenes muy elevado y casi la mitad de los babyboomers, comparten canales de comunicación casi a partes iguales entre TV, Internet y móvil.


Y a todo esto, las áreas de Comunicación y Marketing de las organizaciones viven asediadas por ofertantes de servicios y soluciones para el móvil, para Internet, integración de contenidos, agencias que se reinventan para adaptarse a los nuevos tiempos, pero todo desagregado. El caso es que estas, las áreas de Comunicación y Marketing tienen un reto de integración y adaptación brutal. Muchas andan preguntándose ‘¿qué hacemos con todo esto?’, otras simplemente se aferran a las viejas fórmulas con incursiones puntuales en las nuevas opciones que ofrece la multicanalidad y solamente unas pocas empiezan a marcar la diferencia. Estas áreas más avanzadas, las early adopters investirán a sus organizaciones de todo el éxito que ofrecen las ventanas de oportunidad a los que primero se asoman a ellas.

No hay comentarios: