martes, 20 de abril de 2010

1, 2, 3 y 4

La mejor herramienta de comunicación para neutralizar los efectos de la segmentación de canales y audiencias es la coherencia en formatos y mensajes.


Innovar no es crear cosas nuevas, sino que la idea, el producto o el servicio sean percibidos como nuevos y adoptados por los destinatarios. Solamente la innovación rompe el cinturón de los guardabarreras en las organizaciones y en la sociedad. Esta idea es aplicable a las estrategias de comunicación. En 1934, Joseph A. Schumpeter ya puso el acento en la importancia de la innovación como motor económico: el desarrollo económico obedece a la emergencia discontinua de nuevas combinaciones (innovaciones) que son económicamente más factibles que la anterior forma de hacer las cosas.

Las campañas y las estrategias de comunicación se queman antes en los despachos que en la calle.

En comunicación ganan foco y consistencia contra ocurrencia y atomización.

domingo, 18 de abril de 2010

Las dos Españas a punto de aflorar de nuevo


Manos Limpias es la careta nominal que cubre un residuo dañino para la sociedad: Falange. Una atomización de grupúsculos minoritarios cuya única aportación a la sociedad española ha sido la involución y la reinvindicación del franquismo, de su herencia llena de sangre, represión, orden y estética cutre. Lo bueno de la democracia es que estos herederos de los pistoleros del 36 puedan llamarse Manos Limpias, nada más y nada menos y que, tras más de 30 años de arrastrarse cada 20 N con sus banderas preconstitucionales y empapelar fachadas de oficinas bancarias en Madrid, de repente logran azuzar y despertar las dos Españas saltando a los medios y sentando en un banquillo a un juez que, extralimitado en sus funciones, debería haber sido apercibido por el tribunal competente y ya está. De esta manera no nos veríamos privados de un juez valiente e hiperactivo al que debemos que hoy sigan entre rejas cientos de narcos y terroristas.

Me consta que meses atrás Garzón sabía del tsunami que se le avecinaba y tanteo a expertos en comunicación para ver si era factible o no amortiguar el golpe de imagen. Lo cierto es que a fecha de hoy, desconozco si ha hecho algo al respecto, pero el asunto ha trascendido a su imagen y a sus posibilidades de diseñar una estrategia al menos defensiva en lo que a comunicación se refiere. Demasiado tiene con su defensa jurídica. La ola de movilizaciones y facciones ha reeditado una versión cuasivirtual de las dos visiones que siguen vivas en nuestra intrahistoria. Los símbolos han salido a la calle y la guerra de los gestos, las consignas ideológicas y la falta de foco ganan en protagonismo. En la red hay un pulso acelerado, pero sin duda, los medios de comunicación tradicionales y sus directores deben gestionar esta historia con responsabilidad y coherencia. Una supuesta extralimitación de las funciones de un juez no puede (no debemos permitir) servir de coartada para que estos grupos se vengan arriba. Esto no sería admisible en otros países.

viernes, 9 de abril de 2010

Yo puse de moda los calcetines blancos con sandalias


"Yo destapé la trama Gurtel", dijo el jueves pasado Esperanza Aguirre. La obsesión por arrancar titulares definitivamente ha hecho perder la noción de la realidad a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Este error, la borrachera de arrancar cortes de sonido y entrecomillados en prensa, es la perdición de los políticos y el único recurso de los malos asesores de comunicación. A este paso, los facts de Aguirre rebosarán de ocurrencias absurdas para mayor alegría de los que se dejan impresionar por los y las que ponen cara de velocidad aunque ni corran ni se muevan del sitio.

No puedo dejar de reafirmarme en lo que escribía sobre Esperanza Aguirre en un post el mes pasado. Es el viaje a ninguna parte. Animo a seguir en Twitter la cadena de twitts donde ya hay perlas como 'yo puse de moda los calcetines blancos con sandalias' o 'yo inventé el cumpleaños feliz'. Genial.

lunes, 5 de abril de 2010

What Magazines and Newspapers for the iPad should be like

Me parece muy buena la reflexión que el blog baekdal.com hace sobre el futuro de los medios a partir de la irrupción del iPad. Lo que aparece a continuación es el resumen final. Si quieres leer el artículo entero, pincha aquí.




The iPad, and devices like it (in the future), will be a game changer. I have no doubt about that. It allows us to have the convenience of a screen, without having to sit down behind a computer. And it can provide access to all the content in the world, real-time, wherever we are, with no real effort on our part. It's brilliant.


But magazines and newspapers needs to get it right before getting any hope of it being "their savior."

What you do is:

Stop thinking print! The iPad is not a digital version of your printed magazine. It is a really impressive version of your website. That's where you should look. What works and doesn't work on your website - and how can you then extend it into really impressive articles on the iPad?

Stop thinking distribution! The iPad is connected. You are in direct contact with your readers. Instead of thinking "we have to deliver this to our readers as an app." There is no distribution unless you make it up! Make you content available, and add it to the stream.

Stop thinking magazine! Think really amazing articles. You are not selling a magazine. You are selling truly amazing stories.

Stop thinking animation and effects! Start thinking a better way to tell a story.

Start thinking sharing!

Start thinking social engagement! Can people comment, can people collaborate, do you allow people to be a part of the articles, instead of merely readers? Do you base the rank of each article on reader interaction, or do you limit it to "editorial decision making"

Start thinking "getting content to where people are"!

Start thinking "linking content together" (as opposed to "tables of contents")

Start thinking niche! It is much better to write five really good articles, than one good one and ten not very interesting ones. If you want to cover five wildly different topics, create five widely different magazines. But reuse your resources.

And finally, stop thinking that you have to deliver something big. The future of publishing is like social media - It is not an event. It is a process! (thanks to Seth Godin for that quote)

For magazines: The iPad is not the next "print". The iPad is the next "web".

viernes, 2 de abril de 2010

Viernes Santo


Fuente: culturandalucia.com

Hoy es viernes santo según la tradición católica. Es una fecha singular para los creyentes católicos en general y para la Iglesia [católica] en particular. Esta fecha rememora la muerte de Jesús de Nazaret y su vía crucis desde que fuese detenido, flagelado y condenado a muerte en la cruz según el uso romano de la época, a la sazón, imperio dominante durante la época en la región de Judea y en la actual Palestina.

Pero lo singular de este viernes santo no es que lo sea y que cientos de miles de devotos y turistas tomen las calles de pueblos y ciudades por inercia, por devoción o por tomar una buena instantánea que justifique el viaje. Lo singular de este viernes santo está en la Iglesia como institución, que pasa por uno de sus momentos más bajos ¿Y qué ángulo me interesa de este asunto? Pues el ángulo de la imagen y de la comunicación. Este es un blog sobre comunicación y sobre percepciones sociales, no sobre fe y razón.

La Iglesia católica tiene un problema de imagen y comunicación realmente grave. El púlpito, el altar y el confesionario han sido siempre los canales a través de los cuales la Iglesia ha incidido, controlado y condicionado la manera de pensar de sus feligreses. Si a esto le unimos que la libertad de culto o simplemente el agnosticismo o el ateísmo simplemente eran minoritarios, la fórmula era perfecta para no necesitar apretarse los machos y adecuar la estrategia. Hoy esta fórmula no funciona. Y no lo hace, en primer lugar por falta de masa crítica. Los templos pierden afluencia, uno de cada tres hijos tienen a padres no casados, las uniones civiles superaron hace tiempo a las religiosas y los modelos de familia son heterogéneos ¿Cuándo perdió el paso la Iglesia? Todo indica que la sociedad del hipervínculo y la movilidad geográfica han anulado el efecto de los canales de control habituales de la iglesia.

En segundo lugar, la fórmula de la Iglesia no funciona porque sus símbolos e iconos aglutinan los sentimientos religiosos, pero estos no sirven para articular un discurso que movilice. Los símbolos e iconos simplemente mantienen encendido el sensum (que no es poco). Analicemos si no, los contenidos informativos de los últimos quince días: el supuesto encubrimiento de casos de pederastria por parte de obispos, la negación oficial de los Legionarios de Cristo de su fundador, Marcial Maciel, como responsable de casos de pederastria, los obispos alemanes tumbados boca abajo delante del altar pidiendo perdón por los casos de pederastria, el Papá Benedicto XVI desmarcándose con un discurso medido y sustantivado. Tras esta ola de casos, ha reventado la semana santa con todos sus símbolos, saetas e histrionismos donde la Iglesia no es la protagonista. No, no lo es. Los protagonistas son la factura de las tallas de Valladolid, la tamborrada de Calanda, los llantos y la reconcentración frente al Cristo del Gran Poder o la Dolorosa, los ensogados de Valverde o las flagelaciones de los 'picaos'. El caso es que las procesiones mantienen vivas las constantes vitales de la Iglesia con cierta fuerza. Los símbolos tienen nervio y estos símbolos se mantienen en pie por una extraña mezcla de fe, tradición, pose, miedo, emoción y recursos que llegan por ser, muchas de las procesiones, Bienes de Interés Cultural o simplemente de Interés Turístico.

En cualquier caso ¿Le vale a la Iglesia con adaptarse a Internet o cambiar el formato de misas y pastorales? No, el problema es el discurso, su morfología y su consistencia. La morfología discursiva de la Iglesia es a veces circular, en ocasiones hiperbólica y casi siempre críptica. Desde la óptica de la comunicación, esta estructura discursiva y el debate abierto y descarnado sobre los dogmas católicos acarrean un desgaste difícil de recuperar. El caso es que la Iglesia siempre gana. No lo digo yo, a la historia me remito. Cuando se ha visto entre la espada y la pared, cuestionada o aparentemente vencida, le ha bastado con transformarse en otra cosa para seguir influyendo. Hoy, el desgaste institucional es compensado por movimientos organizados y conocidos como Opus Dei o Neocatecumenales, a otros más desconocidos que funcionan como grupos de presión con causas por bandera como la familia o el aborto. El futuro de la Iglesia pasa por que la atomización actual de grupúsculos se agregue y adquiera relevancia discursiva y utilizando canales de difusión adaptados a los tiempos que corren. El proceso está en marcha. Los escándalos actuales han salpicado a los purpurados, pero la intraiglesia está alerta.