lunes, 26 de julio de 2010

Sin auditorio no hay héroes



La comunicación es mucho más relevante para las organizaciones que el protagonismo que se le da en los organigramas.

Sin auditorio no hay héroes, decía Malraux, que es casi lo mismo que afirmar que hagas lo que hagas no sirve de nada si no es percibido y valorado por terceros. Idear, planear, hacer, comunicar para que otros perciban, valoren, se movilicen y adopten lo que proponemos…Véase que el punto de inflexión en la gradación anterior es la comunicación.


Esta afirmación la mantengo con meridiana seguridad, pero debo decir también que la comunicación, que gestiona variables varias y genera intangibles, es opinable y, como todo lo que pasa por el tamiz de la opinión, es degradable y por lo tanto fácilmente prescindible. Esto es un gran error. La comunicación hoy es imprescindible, pero lo es aún más que los que la gestionen sean técnicos en la materia.


La comunicación como estrategia es una necesidad aún no satisfecha. Hoy, la construcción de reputación es más importante que cualquier comunicación de precio o producto y esta, la reputación, se construye a golpe de estrategias de comunicación.

2 comentarios:

M. García dijo...

La comunicación debe integrar la gestión del Marketing y condicionarla. Efectivamente, la construcción de reputación y empatías intangibles es el camino, no el machaque continuo con producto y promos.

Justerini dijo...

Querido Marcomplan y compañía,

soy un ferviente creyente de la construcción de imagen de marca y la reputación es precisamente eso.
Muy acertado el post, pero por el comentario que me antecede, no tengo más remedio que puntualizar que el foco en producto también es necesario si se quiere vender. Solo con reputación e imagen no se vende todo lo que se puede, aunque si sitúa la base de partida muchos escalones más arriba.

Un placer volver a las buenas costumbres de leerte.