domingo, 24 de octubre de 2010

El futuro del periodismo (y V): Internet



Después del título añado que el periodismo en Internet es en sí mismo un concepto excluyente: Internet ha pasado de ser un canal más a convertirse en un espacio de convergencia de muchos canales . Hoy sigue evolucionando y será el medio en el que se verá la televisión, se escuchará la radio y la música, se leerá gran parte de la prensa y se mantendrán conversaciones. Ya es así, pero aún conviven con fuerza pantallas desagregadas (la del laptop, la del iPad, la del smartphone y la de televisión). En millones de hogares se ha colado el hábito de las dos pantallas (ordenador y televisión a la vez), en muchos de ellos los más jóvenes consumen información y ocio exclusivamente en el ordenador y una parte aún gruesa mantiene su hábito de la pantalla de televisión en exclusiva.

Dicho esto qué rol desempeñará el periodismo en la era de la sociedad red. Bajo mi punto de vista, la primera víctima será (ya está herida grave) la agenda setting o el ADN organizativo del periodismo clásico: hasta la era de la sociedad red, los medios filtraban y establecían las prioridades de lo que era o no era noticia. Esta práctica ha llevado implícito siempre el problema de la influencia de los núcleos de poder en la fijación de temas y, a la inversa, ha dado pie a que muchos asuntos, aun siendo relevantes, eran sepultados en sordina con la excusa de secreto de estado, de salvaguardar intereses comerciales o simplemente por interés político. Hete aquí que irrumpe la tecnología en forma de Internet y, donde parecía que los usuarios serían controlados, resulta que los usuarios pueden añadir más transparencia a la gestión política y empresarial, o al menos inducirla. Wikileaks es el ejemplo más global que ahora tenemos, pero, al margen de su éxito, es lógico que millones de ciudadanos se pregunten por qué ningún medio del mundo nunca publicó ninguna de los asuntos filtrados y difundidos desde Wikileaks. Parece que los defensores del papel del periodismo tradicional que lo defienden como pivote equilibrante o desequilibrante quedan en entredicho. En el entorno periodístico tradicional uno vale más por lo que calla que por lo que dice y eso impregna la fisonomía de los medios tradicionales: urgentes siempre, livianos, superficiales pero también necesarios.

En la sociedad red que engrasa Internet

¿tiene sitio para el periodismo tal cual lo hemos conocido hasta ahora? NO;

¿la atomización de soportes que dan información añade rigor informativo? NO;

¿va a ser más fácil discernir entre opinión e información? NO;

¿será posible conocer asuntos que hasta ahora impensable verlos en prensa o en los medios tradicionales? ;

¿una cabecera tradicional tiene futuro en Internet si modifica los criterios de trabajo? ;

a pesar de todo y de las posibilidades que da el medio Internet ¿será más superficial aún la percepción de los usuarios respecto a la información que consumen? ;

¿hay futuro en Internet para un periodismo que evolucione los criterios de trabajo tradicionales a formatos más versátiles? ;

¿Queda espacio en Internet para el análisis y la información de calidad? Rotundamente SÍ.

No hay comentarios: