domingo, 7 de marzo de 2010

Atributos de la Innovación

Innovar no es hacer cosas nuevas o desarrollar negocios digitales y tecnológicos. Estas prácticas pueden ser ocurrencias o meros inventos si no son percibidas como nuevas y adoptadas como tales por los públicos a los que van dirigidas. En definitiva, que una idea, práctica, producto o servicio no es una innovación por muy rompedor o rompedora que sea, salvo que adquiera un índice de penetración social que alcance al menos a una mayoría temprana.

Muchas responsables de innovación en las organizaciones deberían revisar la obra La Comunicación de Innovaciones (1971), de Everett Rogers y Floyd Shoemaker. Ambos autores identificaron los atributos básicos que caracterizan cualquier innovación. Lo cierto es que una idea, producto o servicio que cumpla con al menos tres de los cinco atributos es garantía de éxito. En  Diffusion of Innovations (1983), Everett Rogers mejoró y actualizó el modelo difusionista y de adopción que acuñase con Shoemaker 12 años atrás. Estos son los atributos:

1. Ventaja relativa: un sujeto adopta una idea superior a otra. Los adoptantes estiman que al adoptar la innovación disponen de una serie de ventajas de las que no dispondrían si no la adoptasen.

2. Compatibilidad: entre la innovación y los valores y necesidades que guían al receptor.

3. Complejidad: cuanto más compleja es una innovación, menor grado de comunicabilidad de adopción le corresponde. Los miembros de un determinado sistema entenderán algunas innovaciones con mayor facilidad que otras, que serán adoptadas con mayor lentitud o serán rechazadas.

4. Observabilidad: Rogers y Shoemaker definen este atributo como el grado de visibilidad de los resultados de una innovación para los otros.

5. Experimentabilidad: o posibilidad de la que disponen los potenciales adoptantes para experimentar la innovación de una manera restringida. Los sujetos adoptarán con mayor facilidad las ideas que puedan experimentar por partes.

La mayoría de los fracasos en innovación están relacionados con la ausencia de compatibilidad. El empeño de romper el estatus quo dominante hasta la fecha en lugar de hacer convivir la propuesta innovadora con él, es el principal error. Las zonas de confort de los destinatarios hay que respetarlas, entenderlas y espolearlas. Esto último, espolear, hay que hacerlo de manera progresiva. La compatibilidad es la clave para innovar con éxito.

No hay comentarios: