domingo, 20 de septiembre de 2009

Los padres 'scurling'


Hay ocurrencias que el pensamiento masa convierte en reformas de calado. Esta semana nos desayunamos con la ocurrencia de Esperanza Aguirre de equiparar en autoridad a los maestros y a los jueces y fuerzas de orden público. Desde un punto de vista de la difusión de consignas, la ocurrencia reune todos los requisitos para instalarse en el debate social. Esta, como todas las ocurrencias simplificadoras que se precien, se diseminan como aguas desbocadas entre las circunvoluciones que nos ofrece la opinión pública. Dicho esto, la ocurrencia tiene todos los visos de triunfar ya que 'per se' el pensamiento masa premiará a aquellas consignas que obliguen a la gente a tomar partido de manera maniquea: estás a favor o estás en contra.

A mi me parece que el problema no está en darle manga ancha al profe para con los alumnos. Muchos profesores temen más a los padres que a los alumnos. Me explico. Si un chaval es un gamberro y le dan un toque en el colegio, enseguida salta el padre o madre para justificarle y montar un pollo en el centro en el que estudia el susodicho. La culpa siempre será del profesor. El chico o la chica o no quería hacer lo que hizo, o le interpretaron mal o simplemente no le entienden en el colegio. Claro, con esa impunidad, no es de extrañar que muchos niños y adolescentes se sientan con alas suficientes para hacerse los amos del colegio. La cobertura la tienen en casa. Es duro para muchos padres asumir que el problema lo tienen en casa y es suya la responsabilidad, no es del colegio. Por esto me parece que es una gran filfa que nos traten de convencer de que el profesor con autoridad resolverá un problema que arranca en aquellos hogares cuyos padres engrasan la impunidad de los malotes de colegios e institutos.

No me alarma que haya tan pocas voces que pongan el acento en esto (salvo Ignacio Escolar), ya que el pensamiento masa mata el debate de matices, neutraliza las enormes variables que un tema como este acarrea. Los profesores tienen un papel complicado, pero tampoco son infalibles. Aquí, los principales responsables de este problema son muchos padres scurling que limpian el terreno al paso de los hijos para que estos campen a sus anchas ¿Quién dijo que fuese fácil ser padre?

No hay comentarios: