viernes, 20 de mayo de 2011

#spanishrevolution debería ser un partido político

Todo lo que está pasando en España con las acampadas que han seguido tras el 15 de mayo tenía que pasar. Lo realmente raro es lo que ha tardado en llegar. Ha generado una espiral de simpatía y un punto de ternura. Pero lo más significativo es que ha espoleado la atención de ciudadanos aburridos, deprimidos y aletargados y, ese 'piercing' emotivo que nos ha sacudido, ha generado una ola muy horizontal que, siguiendo las hipótesis de Lakoff, tiene el mérito de haber activado el marco cognitivo de la indignación.

Dicho esto, y sin tomar posición, el movimiento tiene marco, pero carece de articulación que pivote sobre un 'big one'. Tener un objetivo claro es esencial. Sin objetivo preciso y alternativa clara, cualquier movimiento tiende a agotarse o a atomizarse. Personalmente creo que, además, en cuanto a movilizaciones se refiere, si esta quiere fracasar, debe basarse en comités y si quiere triunfar, debe tener un responsable. Ahora está ocurriendo lo primero, si ocurriese lo segundo, el movimiento renunciaría a su ADN. Por lo tanto, creo honestamente que la herramienta real es la política. No los políticos que tenemos, pero sí la política esencial que transforma las cosas gracias al voto y gracias al ejercicio democrático. Por lo tanto, soy partidario de la organización política, del voto y del ejercicio político de calidad. Comparto gran parte del objeto de la protesta, pero tras el pase de seña, esos contenidos deben articularse y transformarse (sin perder el objetivo transformador) en estructura política que plante cara a los partidos actuales en el terreno habilitado para ello: las elecciones.

2 comentarios:

Jesús Ángel dijo...

¿Quién tiene más miedo, el PSOE porque la izquierda no votará o lo hará en blanco y se prevé batacazo, o el PP porque el 15M pone en jaque el rodillo que parecía que íba a ser, y con un año por delante siembra la incertidumbre ante una certeza hasta el 14M inamovible?

Es la primera vez en mi vida en la que veo que la agenda setting no la marcan los políticos. Los movimientos se han cargado la estrategia electoral de la última semana.

Quizá no dure... Pero tengo la sensación de estar ante algo, no sé explicar o intuir qué. Esto es nuevo.

Juan Murillo dijo...

A mí sin embargo me encanta la frescura y la horizontalidad de 15M, se contrapone a Mayo del 68 en la ausencia de líderes claros, de nuevos mesías (el hombre: ese animal gregario en busca de líder).
Sí hay ideólogos (los 10 firmantes de Reacciona, intelectuales de primerísimo nivel), pero no están implicados en la organización. Y ésta funciona, de momento el sistema de comisiones y asambleas ha resultado eficaz. ¿Puede durar así?...la reforma protestante sustituyó la estructura jerárquica católica por otra horizontal que lleva 500 años funcionando.
Es cierto que lo óptimo es cambiar las cosas desde dentro del sistema, pero quizá no es esto lo que pretendenden, sino servir como revulsivo y azote, cosa muy necesaria.
¿Las consecuencias?, el lunes lo vemos.